La Justicia prohíbe la construcción de 70 pisos para jóvenes en los viveros de Ulía

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco anula la modificación del Plan General de San Sebastián aprobada por el Ayuntamiento

EFESan Sebastián

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) ha anulado la modificación del Plan General de San Sebastián aprobada por el Ayuntamiento para construir 70 viviendas para jóvenes en el ámbito de los antiguos viveros de Ulía.

La sala de lo contencioso administrativo del TSJPV ha estimado un recurso presentado por un vecino y ha anulado la ordenación urbana prevista por el Ayuntamiento debido a que no se llevó a cabo un informe de evaluación ambiental.

El proyecto del Ayuntamiento consistía en destinar los terrenos que actualmente ocupan los viveros a usos dotacionales, en concreto a la construcción de 70 viviendas para jóvenes, una propuesta que concitó la oposición de grupos ecologistas y de vecinos.

El fallo, al que ha tenido acceso EFE, anula la aprobación definitiva de una modificación del Plan General, que tuvo lugar el 21 de julio de 2016.

Dos días antes, los grupos de EH Bildu, PP e Irabazi solicitaron el gobierno municipal que elaborase un informe jurídico para determinar si el proyecto de viveros de Ulía debía someterse al trámite de evaluación ambiental.

El Ayuntamiento aprobó la modificación del Plan General sin la evaluación ambiental del proyecto, motivo que lleva al TSJPV a anular este acuerdo municipal

Los grupos hicieron esta petición tras conocer un informe de la Sociedad de Ciencias Aranzadi que describía "valores naturales, históricos, culturales y paisajísticos" en la parcela afectada.

El Ayuntamiento aprobó dos días después la modificación del Plan General sin la evaluación ambiental del nuevo proyecto, motivo que lleva al TSJPV a anular este acuerdo municipal.

La sentencia desecha el resto de argumentos esgrimidos por el demandante, pero entiende que a la luz de la legislación vigente, "resultaba procedente la tramitación del procedimiento de evaluación simplificada, sin perjuicio de lo que pudiera decidir el órgano ambiental acerca de los efectos en el medio ambiente, y, en su caso, la procedencia del procedimiento de evaluación ambiental ordinaria".

Respuesta del Ayuntamiento

El Ayuntamiento había argumentado, en sus alegaciones, que la evaluación ambiental se había llevado a cabo en el trámite de aprobación del Plan General, en 2010, y que la modificación aprobada en 2016 no tenía efectos en el medio ambiente, por lo que no era necesaria una nueva evaluación.

El Ayuntamiento dispone de 30 días a partir de la notificación del fallo para presentar un recurso de casación ante la sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Supremo.

El Gobierno municipal consideró, tras conocer el fallo, que la postura del Tribunal Superior vasco se debe a "una cuestión formal consistente en la no elaboración de un informe de impacto medioambiental, trámite que debió haberse realizado antes de la aprobación inicial (abril de 2015) en la anterior legislatura". Añadió que está analizando el contenido de la sentencia y va a valorar los pasos a dar a partir de este momento.

.

Fotos

Vídeos