Tras seis años sin atentados «quedan cosas por hacer»

Los alcaldes Urtaran, Aburto y Goia, con Ortuzar. / TELEPRESS
Los alcaldes Urtaran, Aburto y Goia, con Ortuzar. / TELEPRESS

J. F. M. BILBAO.

El alcalde, Eneko Goia, advirtió de que la «excesiva relajación» tras 6 años del cese de ETA y lo «rápido» que la sociedad se ha acostumbrado a la nueva situación «puede hacernos pensar que ya no queda nada por hacer», cuando «consolidar un escenario de paz» requiere afrontar «las cuestiones que quedan pendientes», como «la revisión crítica del pasado, el reconocimiento a todas las víctimas, la disolución de ETA y el cambio en la política penitenciaria».

Goia recordó en el Fórum Europa Tribuna Euskadi que se cumplen seis años desde que ETA anunciara el cese definitivo de su actividad. «Creo que todos somos conscientes del enorme cambio que se ha producido en nuestro país desde aquel momento y también de lo rápido que nos hemos acostumbrado a esta nueva situación», dijo.

Se mostró preocupado por la «excesiva relajación que puede hacernos pensar que ya no queda nada por hacer». Advirtió de que «si queremos consolidar un escenario de paz, tenemos la obligación de afrontar las cuestiones que quedan pendientes». Entre estas citó «la revisión crítica del pasado», pero «no como elemento de reproche mutuo, sino como forma de asentar firmemente las bases de nuestra convivencia en el respeto a todos los Derechos Humanos». Por otro lado, subrayó la necesidad del reconocimiento «a todas las víctimas sin exclusión». También apostó por «la superación de las consecuencias de lo vivido: la desaparición de ETA y el cambio en la política penitenciaria». Según dijo, «la disolución de ETA es todavía una cuestión pendiente, que sin duda supondría un paso en la buena dirección», a la vez que consideró que «también es hora de que abordar un cambio profundo en la política penitenciaria» para «facilitar el objetivo de la normalización». Goia apuesta por «ser capaces de trabajar las bases para la convivencia, y hacerlo activamente, cada uno desde su responsabilidad», porque «no existe proyecto más ambicioso para una ciudad que la convivencia».

Fotos

Vídeos