400 toneladas de arena vuelven a la playa

Arriba, a la izquierda, montaña de piedras de Ondarreta, una vez extraída la arena, listas para su reciclaje como material de construcción. A la derecha, vuelco de la arena en Ondarreta. Abajo, proceso de separación de la arena en Ekotrade.
Arriba, a la izquierda, montaña de piedras de Ondarreta, una vez extraída la arena, listas para su reciclaje como material de construcción. A la derecha, vuelco de la arena en Ondarreta. Abajo, proceso de separación de la arena en Ekotrade. / A.M.

El concejal Miguel Ángel Díez (PSE) indica que barajan comprar una despedregadora para ser más efectivos los próximos veranos. El reciclaje de las piedras de Ondarreta permite recuperar todo el sedimento que sale adherido a los áridos

AINGERU MUNGUÍA SAN SEBASTIÁN.

Las 2.460 toneladas de piedras retiradas de la playa de Ondarreta este verano han sido recicladas como material de construcción, con una derivada importante: toda la arena adherida a los cascotes ha sido devuelta a la playa. El sedimento ha sido transportado las dos pasadas noches desde la empresa Ekotrade (Astigarraga) a la orilla mediante una treintena de camiones, para satisfacción del Servicio Provincial de Costas que ha supervisado todas las operaciones. En total, más de 400 toneladas de arena que Ondarreta mantendrá.

La operación de eliminación de áridos del arenal del Antiguo ha concluido por este verano. La Sociedad de Ciencias Aranzadi, que ha asesorado y dirigido los trabajos, el Ayuntamiento y el propio Costas están satisfechos del resultado, según indicó ayer el concejal de Mantenimiento, Miguel Ángel Díez (PSE).

Es la hora de evaluar lo realizado y de reflexionar cómo se puede mejorar para el año que viene. Costas ha permitido al Ayuntamiento realizar una retirada mecánica de las piedras durante tres años y el gobierno municipal quiere ser más efectivo de cara a los próximos veranos, dado que en invierno no es posible retirar cascotes porque a partir de noviembre cambia la dinámica marina y la arena de la parte alta de la playa se desplaza a la parte baja y cubre las piedras.

A partir de mayo-junio del año que viene tocará trabajar de nuevo y el ejecutivo local analiza cómo se puede mejorar la efectividad de esta tarea. Los responsables del operativo explican que el «atípico» mes de julio de este año, con mal tiempo y mala mar que hizo que la arena cubriera las piedras, y el hecho de que solo se hubiera alquilado la despedregadora para un determinado número de días ha restado capacidad para multiplicar el rendimiento de los trabajos. Por ello, el gobierno municipal estudia la propuesta de Aranzadi para que el Ayuntamiento adquiera una despedregadora para «resolver el problema en unos pocos años». Díez afirmó que, como mínimo, el año que viene se actuará igual en Ondarreta, «sin descartar la compra de maquinaria y la realización de un contrato a largo plazo para actuar de forma sistemática durante varios veranos».

Las ventajas no solo vendrían por un mayor tiempo de actuación de la maquinaria sino por la disponibilidad absoluta de la misma cuando y como conviniera. «Si las mareas tapan las piedras cuando tienes contratada la despedregadora te hacen una avería en la planificación. Si compramos la máquina se acabaron estos problemas y además reduciríamos el tiempo en acabar con las piedras definitivamente», explicó.

En las cinco semanas en las que se ha trabajado este verano se han eliminado 2.460 toneladas de piedras (680 en mayo-junio ,y 1.780 toneladas en julio). Este material llevaba adherido una gran cantidad de arena (alrededor de un 22%), pero ha sido posible recuperarla y se ha depositado las dos pasadas noches en la playa, en los lugares donde ha indicado Costas. El proceso de reciclaje de las piedras se ha llevado a cabo en la empresa autorizada Ekotrade (Astigarraga). Los cascotes se han secado y posteriormente han sido sometidos a varios procesos de vibración para extraer primero la arena y, posteriormente, mediante métodos de machaque, para convertir las piedras en diferentes productos para el sector de la construcción (balasto, zahorra o gravilla).

La arena extraída era depositada en un suelo protegido por un plástico que impedía su mezcla y contaminación con otros materiales. «Los inspectores de Costas se sorprendieron de ver la calidad de la arena obtenida de este proceso»·, señalaron ayer miembros de Ekotrade. Treinta viajes en camión culminaron el retorno de la arena a Ondarreta las dos últimas noches.

Fotos

Vídeos