La subida de impuestos y tasas del 0,72% para 2018 permitirá recaudar 900.000 euros más

El Pleno votó ayer la subida de impuestos y tasas para el año que viene./MIKEL FRAILE
El Pleno votó ayer la subida de impuestos y tasas para el año que viene. / MIKEL FRAILE

Solo subirán Vehículos (1,5%) y los servicios de recogida de residuos (5%) y agua (2%). EH Bildu y PP abren el debate sobre si no sería mejor pagar la basura con un impuesto en vez de con una tasa que no deja de subir sin resolver su déficit

AINGERU MUNGUÍASAN SEBASTIÁN.

El Pleno del Ayuntamiento ratificó ayer la subida de tasas e impuestos municipales para 2018 que permitirán al Ayuntamiento recaudar 900.000 euros más. El delegado de Hacienda, Jaime Dominguez-Macaya, fijó el incremento de la presión fiscal en el 0,72% y la consideró una subida moderada respecto a la inflación, que ya está en el 1,8%, y el incremento del PIB, que ronda el 3%. La oposición reprochó al gobierno municipal las subidas de algunas tasas como la del agua (3%) y, sobre todo, la de basuras (5%) que no sirven para resolver el déficit de estos servicios y encarecen la factura de las familias.

El debate de los impuestos y tasas para 2018 fue el asunto principal de un Pleno que no se pudo sustraer a la 'cuestión catalana' y que, además, asistió a la toma de posesión de un nuevo concejal, Ayem Oskoz (EH Bildu), en sustitución de Axier Jaka, que renunció al cargo hace dos meses.

La mayoría absoluta del gobierno municipal PNV-PSE no dejó lugar a las sorpresas en la aprobación de los tributos, tras una primera votación en la comisión de Hacienda hace unas semanas. La presión fiscal pasará del 0,78% inicial al 0,72% final, tras aceptarse media docena de enmiendas de la oposición. De los cinco impuestos municipales, solo se incrementará un 1,5% (el IPC) el de Vehículos -con mayores bonificaciones para las familias numerosas tras un acuerdo del gobierno con el PP-, con lo que el IBI, ICIO, el IAE y las Plusvalías se mantendrán sin variación, aunque con alguna nueva bonificación para las personas con discapacidad que realicen obras de accesibilidad en el interior de sus viviendas.

El panorama para las tasas también será de congelación general, aunque con algunas excepciones significativas. El servicio de recogida de basuras se incrementará otro 5% y ya sumará un 18% desde el inicio de la legislatura, lo que el gobierno justificó por el déficit del 25%, la gestión del anterior gobierno municipal y foral, y la necesidad de realizar un tratamiento con todos los requisitos ambientales que exige la UE. La subida de un 3% de la tasa de agua y saneamiento se argumentó en la necesidad, no solo de reducir el déficit de este servicio, sino también para financiar la sustitución de todos los contadores por unos telemáticos e individuales, una operación que costará cerca de 10 millones de euros. De todas formas, el delegado de Hacienda explicó que la subida no será lineal porque para el agua de uso doméstico la factura se incrementará un 2%, frente a un 4,57% de subida para las actividades económicas.

Presión fiscal 2018

0,9 millones de euros
es el incremento de recaudación estimado con una subida fiscal media del 0,72% para 2018.
1,5% IPC:
el único impuesto que subirá será el de Circulación y lo hará en todos sus tramos en el 1,5%.
Tasa de basuras:
subirá otro 5%, aunque los usuarios del contenedor marrón verán incrementada la bonificación de la cuota fija, que pasa del 15 al 20%.
10 millones de euros
es lo que costará la sustitución de los contadores de agua, motivo por el cual la tasa subirá un 3% (2% para familias y 4,57% para empresas).
Se congelan
IBI, ICIO, IAE, Plusvalías y tasas como OTA, grúa, vados, andamios, precios públicos, actividades municipales, servicios playeros, autotaxis, apertura de locales, licencias urbanísticas y cementerios.

Dominguez-Macaya (PNV) reiteró que la moderación de la subida fiscal para el año que viene se debe a la buena situación financiera del Ayuntamiento, el acuerdo sobre el Cupo con Madrid y la mejora de la situación económica. Se felicitó por los acuerdos con la oposición, principalmente el PP, y recordó los tributos que se mantendrán sin subidas, entre ellos «IBI, IAE, Plusvalías, ICIO, vados y andamios, precios públicos, actividades municipales, servicios playeros, la tasa de autotaxis, la apertura de locales, las licencias urbanísticas, los cementerios y la grúa». Subrayó también que en los próximos meses se aprobarán dos nuevas tasas para la apertura de pisos turísticos y para gravar los servicios de bomberos solicitados tras negligencias.

El portavoz del PSE, Ernesto Gasco, defendió que la propuesta fiscal para 2018 «es la más baja de los últimos seis años», muy inferior al IPC y al PIB. «Es una propuesta sensata, prudente, contenida, pensada y equilibrada», que pretende contribuir a la mejoría económica con «el asentamiento de nuevas empresas que generen empleo», y que están pensadas para que pague más quien más consume. «La oposición lo tiene difícil para criticar la propuesta porque en las ciudades donde gobierna, bien sea Madrid, Barcelona, Zaragoza o Usurbil la presión fiscal a las familias subirá más que en Donostia».

El concejal de EH Bildu Josu Ruiz lamentó que no se modere más la subida fiscal a las familias, conteniendo la tasa de basuras y subiendo más el recargo del IBI a la vivienda vacía (propuso pasar del 25 al 50%) o incrementando el IAE un 1,5%. Criticó que la subida del 1,5% sea igual para todos los tramos del Impuesto de Vehículos cuando se podría haber graduado más en función de las cilindradas. La portavoz del PP, Miren Albistur, abrió el debate sobre si merece la pena que las basuras se cobre como tasa en vez de como impuesto, dado que el recibo se gira a todo el mundo «viva o no en el domicilio». Lamentó que siga sin hacerse caso a los servicios jurídicos para que el ICIO tenga un único gravamen y censuró la subida del 1,5% en el impuesto de circulación. La portavoz de Irabazi, Amaia Martin, abogó por bajar las tasas de agua y basuras y por subir el IAE y las tasas «a las eléctricas, los operadores de gas y las de telefonía», y defendió eliminar exenciones y subir el recargo en el IBI (del 25 al 150%) para los propietarios de viviendas vacías.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos