La semana que viene se inician los trámites para construir el nuevo polideportivo de Altza

La parcela del viejo polideportivo está libre de amianto y se podrán construir en ella las nuevas instalaciones. / A.M.

El Ayuntamiento se reúne el lunes con las asociaciones del barrio para debatir sobre la ubicación de las piscinas exteriores. El Gobierno Vasco da luz verde para excavar en el solar del antiguo edificio, libre de amianto

AINGERU MUNGUÍASAN SEBASTIÁN.

La semana que viene supondrá un punto de inflexión entre el viejo y el futuro polideportivo de Altza. El Gobierno Vasco dará luz verde al Ayuntamiento para excavar en la parcela del antiguo edificio, una vez que se ha descartado la presencia de amianto en esta superficie. Será el punto de partida para aprobar el proyecto y sacar a licitación las obras de construcción de las nuevas instalaciones. Otra cosa son las piscinas exteriores, dado que los terrenos donde se pensaba ubicarlas sí están contaminados y ahora hay que decidir dónde y cómo ubicarlas. El Ayuntamiento apuesta por mantenerlas junto al edificio del polideportivo, sin excavar en el terreno, algo que contrastará el lunes en una reunión con los colectivos vecinales.

Cuenta atrás para la licitación de las obras de construcción del nuevo polideportivo de Altza. La certificación de que los suelos exteriores del viejo edificio estaban contaminados por la actividad industrial desarrollada durante décadas por la empresa Boost Fibrocementos Toschi-Iberica echó al traste los planes para ejecutar al comienzo de la legislatura municipal las nuevas instalaciones. El Ayuntamiento acordó con el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno Vasco la realización de numerosas catas, sondeos y estudios en la zona que confirmaron lo que se sospechaba: la no existencia de contaminación ambiental; la inexistencia de amianto en el terreno ocupado por el antiguo polideportivo; y la presencia de este peligroso material a diferentes profundidades en varias parcelas exteriores donde estaba previsto ubicar las piscinas exteriores.

Ante esta situación el Ayuntamiento decidió, primero, seguir realizando estudios que delimitaran con precisión la zona contaminada (hoy se siguen realizando catas) y, segundo, dividió el proyecto en dos: el edificio del nuevo polideportivo, por un lado, y las piscinas exteriores, por el otro. El objetivo era poder avanzar con el nuevo polideportivo sin tener que esperar a la decisión que se tomara sobre las piscinas exteriores.

Se siguen realizando catas en los terrenos exteriores para delimitar las zonas contaminadas

Todos los estudios y catas realizadas en la zona han confirmado que la parcela del edificio está libre de amianto hasta el sustrato de roca donde se apoyará la cimentación. El Ayuntamiento ya solo espera la luz verde formal del Departamento de Medio Ambiente, que en estos momentos ultima los trámites para dar su conformidad a la obra. La autorización ambiental para excavar en la zona llegará la semana que viene, según indicaron fuentes del Gobierno Vasco, lo que permitirá al gobierno municipal aprobar «inmediatamente» el proyecto de ejecución y sacar a licitación las obras, un trámite que podría aprobarse a principios de octubre. Teniendo en cuenta que el concurso de obras se prolongará durante tres o cuatro meses es previsible que las obras, tal y como avanzó a principios de verano el gobierno municipal, comiencen en primavera. La ejecución tiene un plazo de 18 meses, por lo que las nuevas instalaciones no se abrirán al público antes del otoño de 2019. Mucho tiempo para un barrio que tiene su polideportivo cerrado desde el 16 de noviembre del año pasado.

Ubicación de las piscinas

El Ayuntamiento trabaja en estos momentos en dos facetas, según explicó el concejal de Deportes, Martin Ibabe (PNV). Por un lado, en arbitrar unas instalaciones provisionales que permitan la práctica deportiva en el barrio mientras se hace realidad el nuevo polideportivo. Por el otro, en definir dónde y cómo se ubicarán las piscinas exteriores, un servicio del que no se quiere privar al barrio, pero cuya consecución se ha complicado por la presencia de amianto en las zonas colindantes al polideportivo. Hay tres alternativas: a) ejecutar las piscinas junto al polideportivo, pero sin excavar, colocando los vasos sobre un terreno debidamente acondicionado para aislar totalmente el amianto; b) trasladar las piscinas exteriores a otra parcela del barrio; y c) suprimir las piscinas exteriores del proyecto. El gobierno municipal siempre ha apostado por la primera opción, tras confirmar con el Gobierno Vasco que es posible llevarla a cabo después de una impermeabilización definitiva del terreno.

Martin Ibabe (PNV): «Apostamos por ubicar las piscinas junto al polideportivo»

Esto exigiría verter una capa de cemento técnico sobre la impermeabilización provisional realizada este verano por Medio Ambiente, la colocación de una nueva capa de material geotextil, y la finalización del trabajo con una nueva capa de tierra. Colocar las piscinas sobre este terreno exterior requeriría realizar una modificación del proyecto a nivel de accesos y de urbanización de las zonas verdes. Pero es una decisión que el Ayuntamiento quiere contrastar con las asociaciones vecinales para ver si están de acuerdo o si plantean alguna otra alternativa. En los últimos meses algunos vecinos han apuntado la posibilidad de llevar las piscinas exteriores a parcelas lindantes con Auditz Akular, algo que desde el punto de vista municipal «complicaría la gestión de este espacio».

Paralelamente, el Ayuntamiento trabaja para acondicionar el antiguo Instituto de la Construcción como un espacio deportivo transitorio mientras se construye el polideportivo. «Va a costar bastante dinero, pero no queremos dejar dos años más al barrio sin instalaciones», indicó Ibabe.

Más

Fotos

Vídeos