La Semana Grande cambia de cañón

Semana Grande donostiarra

Ligeros desperfectos en la pieza artillera que abre la Semana Grande donostiarra obligan a sustituirla por otra de Eibar

Alberto Moyano
ALBERTO MOYANOSAN SEBASTIÁN

Ya venía avisando en los últimos tiempos, pero el problema se exhibió en toda su cruda evidencia el pasado año. El popular cañón inglés de las guerra napoleónicas que con su estruendosa detonación marca el inicio de la Semana Grande de San Sebastián no ha pasado el corte de la normativa legal que permite su utilización -así sea sin proyectil-, tras detectarse unos pequeños desperfectos que impiden su uso el próximo 12 de agosto. Esta circunstancia ha hecho que se bordeara, si no el drama, sí el 'contratiempo donostiarra', aunque en esta ocasión el Ayuntamiento ha solventado con rapidez el problema: Eibar prestará a Donostia el cañón que utiliza en sus fiestas de San Juan. Y más adelante, ya se verá cuál es la solución definitiva.

El problema radica en «unos chupones de llamas», es decir, unas fisuras incipientes en el cañón que ya se detectaron hace unos años. «La Guardia Civil nos indicó en 2014 que debíamos regularizar el cañón -explica el concejal donostiarra de Festejos, Alfonso Gurpegui-. Hasta ese momento no había habido ningún problema para autorizar el cañonazo de Semana Grande, pero con el cambio legal de la normativa sobre armamento, se nos exigen la guía de pertenencia del cañón y un examen del mismo», explica.

A partir de ese momento, el departamento municipal realiza «todo tipo de gestiones para poder llevar a cabo una revisión exhaustiva del mismo y su certificación como arma de avancarga». Sin embargo, durante tres años la búsqueda de una empresa armamentística que pudiera hacerse cargo de realizar las pruebas del cañón, de un tamaño tan considerable, no fructificaron. «Ha sido hace unos meses cuando por fin se pudo someter el arma a un barrido mediante radiografías que han puesto en evidencia la existencia de estos desperfectos. Mientras, el pasado año el cañón pudo utilizarse en el inicio de la Aste Nagusia gracias a algunas gestiones para la obtención de un certificado provisional que autorizara su uso», señala Gurpegui.

Solución de urgencia

Las fisuras no parecen irreparables, pero la premura de tiempo ha obligado a buscar otra solución de urgencia. Y ésta ha venido de Eibar, cuyo Ayuntamiento prestará de forma gratuita a Donostia el cañón que utiliza la localidad armera en la celebración de su Alarde durante las fiestas de San Juan. Se trata de una réplica de un cañón francés, modelo 1815 y denominado 'Marruco'.

En cuanto al cañón donostiarra ahora retirado y a la espera de una posible reparación, se trata de una pieza inglesa de artillería realizada en bronce a principios del siglo XIX y recuperada del fondo de la bahía de La Concha en 1945 y cedido por la Comandancia de Marina al Museo de San Telmo. «En aquellos años parece que el museo no le hizo mucho caso y el cañón pasó a manos de la Asociación Urgull Histórico, que se ha encargado de su recreación».

Pese a su halo de tradición de toda la vida, el cañonazo sirvió por primera vez de inicio de la Semana Grande donostiarra en 1993. En la edición de este año, serán la Escolanía Easo y el grupo de danza Kresala los invitados por el Ayuntamiento para la interpretación de 'Artillero, dale fuego' que precede al cañonazo festivo.

Fotos

Vídeos