La patata, reinventada en cinco platos

Las ganadoras, Ane Otaegi y Nerea Rey, felices por llevarse el primer puesto.
Las ganadoras, Ane Otaegi y Nerea Rey, felices por llevarse el primer puesto. / SARA SANTOS

Ane Otaegi y Nerea Rey, ganadoras de la VI edición del Concurso Gastronómico para jóvenes celebrado en la Bretxa

GARAZI REZABAL

La patata, hoy enraizada en nuestra dieta, lleva poco más de dos siglos entre nosotros. Aun así, esta hortaliza ha sabido encontrar su hueco en la gastronomía vasca, convirtiéndose en un pilar fundamental de muchos de nuestros platos tradicionales. Ayer fue la protagonista del VI Concurso Gastronómico para Jóvenes de 14 a 22 años con Productos del País. Las ganadoras fueron Ane Otaegi y Nerea Rey, que se sentían felices porque «por fin, este año nos llevamos la txapela».

El jurado valoró no solo el sabor, sino también la presentación y originalidad de cada manjar, y para las 13.30 horas ya había tomado una decisión. Edurne Blanco, representante de Eroski, entregó el tercer premio de 100 euros a los hermanos catalanes Anna y Xavier París. El segundo, concedido por el Cofrade Mayor Luis Mokoroa, de 150 euros, fue para la pequeña madrileña Alexandra Besos. Las ganadoras, además de las txapelas, fueron premiadas con 200 euros.

Todo comenzó a las 11 horas, una vez reemplazados los tradicionales puestos de los baserritaras de la Bretxa por los fogones portátiles del certamen. Nueve jóvenes se animaron a cocinar, todos con el objetivo de preparar un plato cuyo ingrediente principal fuese la patata.

Cuatro fueron las parejas que participaron en esta edición. También se presentó una jovencísima cocinera madrileña, Alexandra Besas, a la que la organización dejó participar a pesar de no llegar aún a los 11 años. «Voy a preparar bacalao con una cama de patatas», explicaba la txiki.

La madrileña no fue la única cocinera no autóctona. Anna París y Xavier París, dos hermanos de Mollerusa (Lleida), también se animaron a encender los fogones de la Bretxa. «Somos el equipo ‘Langostas’ y venimos desde Cataluña a presentar el plato “María Luisa’, un buen guiso de carne de cerdo con patatas».

Los tres equipos restantes estaban formados por parejas guipuzcoanas. El conjunto ‘Ankel’, compuesto por Markel Blanco y Ander Muñoz, el primero de Intxaurrondo y el segundo de Lezo, elaboró un plato más que curioso: «Ensalada de patatas aromatizada, con bacalao y gambas al ajillo con salsa de mango y cítricos. Un plato de cosecha propia, como en cada edición», comentan los dos veinteañeros. Y es que, aunque Markel sea primerizo, Ander lleva tres años participando, «hace dos ediciones gané el concurso y el año pasado quedé en segundo lugar», explicaba el lezotarra.

Las chicas donostiarras del equipo ‘Hakuna Patata’, Ane Otagi y Nerea Rey, también son unas veteranas. «Este es mi cuarto año y el tercero de Ane. Está bien participar, pero esta vez, aun con la resaca del chupinazo, venimos a por la txapela», comentaba Nerea. Las donostiarras optaron por una brandada, «puré de patatas con bacalao relleno de gambas».

Para Mario Andrés y Yasmin Sidi, que cocinaron patatas cocidas rellenas de ensaladilla rusa, de Zumarraga, era la primera vez en el concurso gastronómico de Semana Grande. «Principalmente venimos a disfrutar de la experiencia», aseguraba Yasmin.

Para valorar y puntuar los cinco platos elaborados en una hora y cuarenta y cinco minutos, el concurso organizado por Donostia Festak en colaboración con la Cofradía Vasca de Gastronomía, la Asociación Bidean y Eroski contó con seis jueces de un paladar exquisito.

Entre ellos se encontraban Juan Manuel Garmendia, secretario de Bidea; Ramon Reteta, vicepresidente de Bidea; Aritz Mokoroa, nutricionista y dietista; José Ramón Elizondo vocal de Bidea y Joxean Eizmendi, dueño del restaurante Illarra. A estos les acompañó Yolanda Múgica, representando a Eroski, quien facilitó todos los productos utilizados en el concurso. «El nivel es altísimo», comentaba Alfonso Gurpegi, concejal de Eventos y Fiestas de Donostia. «Es un placer ver a jóvenes que, a pestar de la fiesta de la noche anterior, hayan tenido ganas de participar en este concurso», comentaba el socialista, y confesaba: «Menos mal que a mí no me toca puntuar los platos».

Más información

Fotos

Vídeos