Nómadas gastronómicos sobre ruedas

Las 'food truck' abren hasta las dos y media de la mañana.
Las 'food truck' abren hasta las dos y media de la mañana.

Los 'food trucks' del Kursaal se han convertido en una alternativa a los establecimientos convencionales

MARÍA BASA

Donostia es uno de los paraísos para los amantes de la buena gastronomía y quien visite la ciudad, se quedará sin lugar a dudas, con un 'buen sabor de boca'. Muchos son lo que se acercan durante la Semana Grande a disfrutar no solo del tradicional helado después de los fuegos artificiales, sino de la gran oferta culinaria que la ciudad ofrece. Si elegir dónde comer o cenar no resultaba fácil, durante la Aste Nagusia se ha 'complicado' todavía más. Desde el sábado y durante una semana, la parte trasera del Kursaal se ha convertido en un parking con aire de los años setenta, repleto de caravanas móviles en donde se vende comida.

Los 'food trucks' están de moda. El 'street food' o comida callejera es un fenómeno que se encuentra en la mayoría de los festivales y fiestas. Caravanas y camiones de diseño, en los que se puede comprar comida de calidad en plena calle y en esta ocasión, entre las doce del mediodía y las dos y media de la madrugada, hora en la que finalizan los conciertos que se celebran en el escenario de la terraza.

Muchos de los vehículos utilizados son o están inspirados en camionetas clásicas, pero los propietarios innovan cada vez más, y algunos han sustituido la caravana por grandes containers de transportes de mercancías convertidos en restaurantes móviles. Es el caso de 'Smoke Box'. Kiko, el propietario, quiso transformar un container en restaurante, lo pintó de gris, hizo las instalaciones de cocina exigidas y a día de hoy, se dedica plenamente a viajar durante todo el año de festival en festival, ofreciendo una barbacoa americana con grandes piezas de carne desmechada a la que se le añade una salsa barbacoa. A veces ese 'despiece carnívoro' se mezcla con otros tipos de carne, con ternera o con cerdo. «Nuestras hamburguesas atraen mucho a los extranjeros, sacamos alrededor de 300 o 400 al día. Nos va muy bien, estamos muy contentos con las ventas de esta semana en Donostia. Un negocio serio y durísimo», comenta Kiko.

Cerrar y no acabar

«Lo bueno es que no necesitas la inversión de un restaurante. Obviamente necesitas invertir, pero el importe es menor. Es un trabajo muy duro, creo que más difícil que hacerlo en un local fijo. En un restaurante terminas y te vas, pero aquí están los montajes y desmontajes en cada ciudad y es muy cansado».

David y Sonia son dos jóvenes catalanes de Vilafranca del Penedés. Son vegetarianos y para ellos comer sano es fundamental, es su estilo de vida. Antes de tener la caravana, fueron propietarios de un restaurante en Cataluña, y hace algunos años decidieron cambiar el formato de negocio y dedicarse a su restaurante ambulante, porque les permite además viajar.

Al empezar la primavera comienzan a rodar hasta el otoño y durante el resto del año se quedan en Cataluña, porque allí «hay muchas ferias y les permite poder trabajar el resto del año». En 'Hanna Caravan', nombre que recibe su 'food truck', ofrecen comida para vegetarianos y celíacos. No tienen un pan especial para ellos, pero les preparan humus o legumbres con ensalada. Recomiendan su seitán ecológico al baño maría con una salsa de uva Pedro Ximénez con cebolla caramelizada, queso cheddar, cebolla crujiente y lechuga. «No es fácil encontrar comida vegetariana en las caravanas de comida rápida. Nosotros vimos que había un hueco y decidimos apostar por este mercado».

Un negocio en el que los controles de calidad son estrictos. Todas las caravanas deben pasar por una inspección sanitaria y para ellos, que han viajado bastante, «en el País Vasco la normativa es más estricta que en otras ciudades». « Nosotros somos unos maniáticos de la limpieza y no nos ha resultado muy complicado. Es difícil hacerlo 100% como exige Sanidad y hay cosas que a veces no tienen mucho sentido. Por ejemplo, aquí nos hacen vender los vasos reutilizables para luego lavarlos y volverlos a servir a los clientes. Quiero decir, ¿cómo se fían en este aspecto las inspecciones de que limpiamos bien los vasos?».

El ayuntamiento ha querido ayudar a los propietarios de las caravanas facilitándoles varias salas en el interior del Kursaal con cámaras frigoríficas, arcones de congelados y salas con fregaderos. «Es un lujo, bueno, lo hemos pagado, pero en otros lugares aunque pagues, tienes que lavar las cosas en una fuente. La verdad es que como en San Sebastián, en ningún sitio, nos cuidan muy bien», concluye David.

Quien quiera profundizar más en sabores del mundo, se puede acercar a la caravana 'Yummi World Flavours'. Alberto viene de Salou y prepara recetas de varios países que adapta al gusto mediterráneo. Las hamburguesas son de ternera ecológica asturiana y el pan siempre es artesano. Hace fajitas pero no a un estilo mexicano sino al estilo mediterráneo con sabores suaves que no pican nada y ofrece unas bolas de pollo libanesas con pistachos, cacahuetes, cúrcuma y cilantro. «Procuro preparar recetas diferentes, rollitos de Asia, tartar de atún o ensalada toscana. Cada plato es una historia».

Comidas del mundo

Ezequiel viene de Argentina y con su caravana 'Parrillada argentina', quiere mostrar el estilo de cocinar las parrilladas en 'La Pampa'. Una carne que se brasea durante mucho tiempo y se moja en la salsa 'Tximitxurri', típica argentina. «Utilizamos parte del producto local pero le damos el toque y el secreto argentino».

Familias enteras vienen desde hace varios años a trabajar durante la Aste Nagusia. Es el caso de la Taberna Turca, 'Vikin...go'. Ofrecen kebabs, plato típico turco de pollo, ternera, kebabs 'bio' con tofu y seitán para los vegetarianos, verduras fritas, falafel... «Estamos contentos, vendemos muy bien», comenta Daniel Aguilar, trabajador de 'Vikin...go'.

Una semana en la que la mayor parte de sus clientes son extranjeros y sobre todo franceses. «En las ciudades que he estado siempre había extranjeros pero lo de los franceses aquí es impresionante, nos hemos quedado alucinados porque han superado mucho a la clientela inglesa. Donostia está lleno de franceses».

Extranjeros a los que también les gusta comer una auténtica paella como la que ofrecen en 'La Taberna' del restaurante Ni neu. Paellas mixtas de pollo y marisco, cocinadas en paelleras enormes de 50 raciones. «Las paellas se hacen aquí, en directo al aire libre, así la gente puede ver en persona cómo se elaboran, sobre todo los extranjeros que suelen tener mucha curiosidad por este plato tan típico. Muchas veces hay colas de gente esperando, estamos encantados», dice Raquel, trabajadora de Ni neu.

Ana es una donostiarra a la que le encanta esta iniciativa. «Este verano ha sido la primera vez que he comido en un 'food truck' y me ha encantado. Me parece que las caravanas dan color y vida a la ciudad y amplían la oferta gastronómica. Además, me parece genial que haya opciones para vegetarianos y celíacos. Aunque cada vez es más fácil, todavía cuesta encontrar puestos de 'comida sana'.

Más sobre Semana Grande

Fotos

Vídeos