Munilla destaca «la paradoja» de que «se ensalce la libertad hasta idolatrarla» cuando el mundo está «lleno de adictos»

EFE / Javier Etxezarreta

El obispo de San Sebastián considera que "la gran herejía" en la actualidad es "la contraposición entre la verdad y el amor"

DVSan Sebastián

El Obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, ha destacado "la paradoja" de que "se ensalce la libertad hasta idolatrarla" cuando el mundo está "lleno de adictos, es decir, de esclavos". Además, ha afirmado que "la gran herejía de nuestro tiempo es la contraposición entre la verdad y el amor, entre la justicia y la misericordia".

En su opinión, "el gran engaño" del pensamiento contemporáneo consiste en "confrontar ambas dimensiones, como si estuviésemos condenados a una dialéctica que hace irreconciliable el amor y la verdad".

Munilla ha realizado estas afirmaciones en la homilía que ha pronunciado en la Misa de la Solemnidad de la Asunción, en la que ha considerado que es una "paradoja" que la cultura actual "ensalce la libertad hasta el punto de idolatrarla", al tiempo que "nuestro mundo está lleno de adictos, es decir, de esclavos".

"Es una paradoja que la libertad sociopolítica haya sido reivindicada tradicionalmente desde los sectores liberales y progresistas y, sin embargo, seamos testigos de cómo nos imponen ahora, sin margen al disenso, un pensamiento único al servicio del nuevo orden mundial", ha resaltado.

Convencer

En ese sentido, el prelado donostiarra ha subrayado que "Dios es infinitamente respetuoso con la libertad del hombre" y no quiere "vencer, sino convencer". "Para él, la libertad tiene un valor infinito porque es la condición indispensable para que el ser humano pueda llegar a amar la verdad", ha añadido.

Según ha asegurado, "los estadios antiguos de la historia habrían estado marcados por el signo de la verdad, en detrimento de la caridad y la misericordia" y, por el contrario, "el hombre moderno habría logrado realizar un giro antropocéntrico para liberarse de la esclavitud de la verdad, y centrarse ahora meramente en el ideal del amor".

Finalmente, Munilla ha expresado que "Dios quiere llevar a cabo esa obra de reunificación interior, por la que se superen definitivamente nuestras contradicciones interiores, de manera que ejerzamos la libertad para llegar a ser uno con la verdad y el amor".

Fotos

Vídeos