«No hay dos marmitakos iguales»

Los ganadores, Joseba Núñez y Asier Castresana, posan junto a algunos miembros del jurado y el concejal de Actividades Festivas, Alfonso Gurpegui. / JOSE USOZ
Los ganadores, Joseba Núñez y Asier Castresana, posan junto a algunos miembros del jurado y el concejal de Actividades Festivas, Alfonso Gurpegui. / JOSE USOZ

El equipo formado por Joseba Núñez y Asier Castresana venció en el concurso celebrado en la Plaza Gipuzkoa

PAULA DÍAZ

Hay quienes lo hacen con fumé, algunos con vino, y otros con agua. Hay muchas maneras de prepararlo. Hablamos del marmitako, un plato típico de la tierra de toda la vida. Y como jueza del concurso celebrado ayer en los soportales de la Plaza Gipuzkoa, Arantxa Arzak reconocía que «eso es lo que me gusta, que no hay dos iguales».

Ella, junto con Martin Berasategi, Pablo Loureiro, Aizpea Oihaneder, Ramón Elizondo, Hilario Arbelaitz, Juanjo Mendioroz, Josean Eizmendi, Miguel Angel Zamorano, Xabi Díez y María Teixider, formaban el jurado que debía valorar los platos preparados por las diecisiete parejas participantes.

El certamen arrancó a las once de la mañana, cuando los equipos comenzaron a cocinar, convencidos de que lograrían el primer puesto, y terminó a la una del mediodía con Joseba Núñez y Maite Madariaga -Sociedad Sansustene (Donostia)- luciendo las txapelas de vencedores mientras sostenían el premio de 450 euros ante cientos de curiosos que pasaban por el lugar y compartieron la emoción por su victoria dándoles un fuerte aplauso.

17 equipos tomaron parte en el certamen para demostrar que su marmitako era el mejor

El concurso, organizado por Donostia Festak con la colaboración de la Sociedad Gaztelubide y Supermercados BM, tenía las mismas normas que otros muchos celebrados durante el resto de la semana. En primer lugar, que los concursantes debían preparar los platos en el plazo de una hora y media; y en segundo lugar, que solamente tenían permitido utilizar pimientos verdes, pimientos choriceros, tomate, cebolla, ajo, sal y vino blanco además de los ingredientes aportados por los organizadores -bonito, patatas, aceite y agua-; y el uso de cualquier otra sustancia, suponía la descalificación directa.

«Me ha enseñado mi padre»

Participaron nada menos que diecisiete equipos: Arroka Elkartea (Biarritz), formado por Manex Heches y Stan Eyherabide; Rafa Valdivieso y Jon Butron Auñamendi (Biarritz); Urruzmendi-Zendoia (Donostia), Iñigo e Idoia Urruzmendi; Pinpilinpauxa (Urnieta), Biotxa Elezgarai y Ana Isabel Barrocal; Fafay (Zarautz), Miguel Angel Larrinaga y Joaquin Mena; sociedad Sansustene (Donostia), Joseba Nuñez y Asier Castresana; sociedad Ilunpe (Donostia), José Manuel Irigoyen y Tomás Nuñez; Allerru Futbol Elkartea (Lezo), Simón Idigoras y Jose Antonio Zapirain; Ixkulin (Lezo), José Arzadun e Ignacio Apaolaza; Gurea Elkartea (Altza), Josu Álvarez y Xabier Recalde; Irungo Mendizaleak (Irun), Ignacio y Maite Mitxelena; Kurpil Elkartea (Irun), José Antonio Pérez y Rafael Ortiz; Erlaitz Elkartea (Irun), Rosa Mari San José y Rafael Díaz; Nos Comemos El Mundo (Donostia), Rosa Garmendia y Jana Maeso; Zubimusu (Donostia), Joxe Juan Ijurko y Aingeru Amorebieta; y Aixebe (Donostia), Txomin y Ader de la Hoz.

Mientras estos hacían su 'magia', la trikitixa daba vidilla al lugar, y cientos de personas se acercaron a las mesas a curiosear y a hablar con los cocineros, atraídos por el rico olor de los ingredientes y el ambiente festivo que se adueñó de la zona. Algunos incluso se atrevieron a dar a los cocineros algún que otro consejo, pero al final cada uno aplicó la receta que había estado preparando para la ocasión.

Cuando terminó el tiempo de preparación, varios miembros de la sociedad Gaztelubide trasladaron los manjares a la mesa de los jueces, a quienes les tomó poco más de media hora probarlos y tomar una decisión.

Para escoger al vencedor, valoraron que fuera «un marmitako donde la patata sea buena y no esté ni cruda ni demasiado pasada, que no sea demasiado grasiento, que tenga armonía tanto de sabor como de grasa, y que tenga buen gusto. Pero sobre todo, que el bonito esté muy muy poco hecho», explicó Arzak.

El chef del equipo ganador, Joseba Nuñez, admitió que «a mí me ha enseñado mi padre -Tomás Nuñez-, todo lo que sé lo he aprendido de él», quien también participó en la competición en el equipo de la Sociedad Ilunpe (Donostia), junto a Jose Manuel Irigoyen, y quedó en segundo lugar.

«Al final le he superado», añadió el jóven vencedor entre risas. Para la sociedad Sansustene, era la primera vez que se presentaba a este certamen que lleva ya diez años celebrándose y está plenamente arraigado en la agenda de Semana Grande, por lo que «no nos lo esperábamos», dijo. Igual que el equipo que se llevó el tercer puesto, Nos Comemos El Mundo (Donostia) -formado por Rosa Garmendia y Jana Maeso-.

¡Marmitako para todos!

Tras la entrega de premios, los concursantes estuvieron un rato felicitándose unos a otros, demostrando que, ganaran o perdieran, lo importante era divertirse cocinando y charlando con la gente.

Además, poco después, los organizadores sacaron una cazuela de marmitako elaborada por ellos mismos y la repartieron entre todos los asistentes al evento, tomaran o no parte en el mismo. ¡Buen provecho!

Fotos

Vídeos