Homenaje a la Plaza de la 'Consti'

El grupo de danzas desplegó un amplio repertorio de piezas representativas del folclore euskaldun.
El grupo de danzas desplegó un amplio repertorio de piezas representativas del folclore euskaldun. / REPORTAJE GRÁFICO SARA SANTOS

El grupo de danza Eskola quiso recordar, además, a las víctimas del bombardeo de Gernika

MARIA BASA

La Plaza de la Constitución se llenó la noche de ayer de bailes y folclore con el espectáculo de danza de Eskola Dantza Taldea. Una actuación enmarcada dentro de la Semana Grande donostiarra y en la que se rindió homenaje a la primera piedra colocada hace doscientos años en la antigua Plaza Nueva.

Durante sus casi dos horas de actuación, Eskola quiso hacer un recorrido de su andadura durante 47 años en la Aste Nagusia, con bailes de todos los rincones del País Vasco. La actuación comenzó con una entrada en la plaza de 'ezpata dantzaris', que en su día fue la pieza que se eligió para para inaugurar la 'Consti' hace 200 años. «El 24 de junio con motivo de la fiesta de San Juan hicimos el mismo desfile y ayer lo repetimos», explicó Arkaitz Bastida, de Eskola Dantza.

El acto comenzó con bailes tradicionales ('dantzari dantza' del Duranguesado, polcas de Luzaide y 'Mascarada' de Zuberoa, así como varias coreografías que han sido iconos de Eskola, como el 'Maite' de Sorozabal,' Urketariak' y 'Erribera' con música de Benito Lertxundi. «Bailes que el público asocia mucho a la compañía».

A medida que avanzaba la actuación fueron incorporando nuevas coreografías de Maider Oiartzabal. Eran pasos tradicionales con música nueva y trajes innovadores. Una fiesta en la que el vestuario tuvo un papel importante ya que fue variando durante todo el espectáculo.

Emotiva coreografía

Para los bailes tradicionales del comienzo, se utilizaron los trajes típicos vascos; el guipuzcoano, el vizcaíno, con su traje blanco con cinturón rojo y txapela roja y los trajes de Luzaide y Valcarlos, que fueron los más vistosos con gorros muy altos y abundantes faldas grandes y voluminosas. En la última parte del espectáculo, los trajes fueron más sencillos, con los que según los bailarines, se sintieron «más cómodos, más ágiles y podían bailar mejor». Un vestuario moderno con telas más finas.

El grupo de danza Eskola quiso homenajear otra fecha importante al final de su actuación. Al acabar su interpretación con una romería, el grupo homenajeó a las víctimas del bombardeo que realizó la aviación alemana en Gernika hace 80 años, con la representación de la coreografía 'Gernika', de Joseba Urrikoetxea.

Un momento muy impactante en el que el grupo pintó con sus trajes el 'Gernika' de Picasso y que el público vivió con mucha emoción. «Una coreografía que guardamos para ocasiones especiales», concluyó Bastida.

Más sobre Semana Grande

Fotos

Vídeos