Semana Grande | Toros

Dos hermanos mexicanos, 89 años después

MANOLO HARINA

Allá por 1928 en Barcelona actuaron por última vez en una plaza española dos hermanos mexicanos, como matadores de toros. Los hermanos Armillita; ayer en Illumbe los hermanos Adame volvieron a hacer juntos el paseíllo y abandonaron la plaza, abrazados después de una buena tarde de toros. A esto contribuyó la extraordinaria corrida de 'El Parralejo'. Ganadería que lidiaba su primera corrida de toros y lo hacía en nuestro coso. No pudo ser mejor debut; una gran corrida de toros, con clase, fondo, raza. Salían al ruedo pausados, un tanto despistados, pero luego respondían al engaño, cumplían con los montados, se venían arriba en banderillas y eran nobles y repetidores en la muleta. El gran toro fue el quinto premiado con la vuelta al ruedo.

Joselito Adame es un torero con mucho oficio y por eso sabe moverse muy bien delante de la cara del toro. Torea elegante como en los ayudados por bajo con que comenzó la faena del primero. Le dio la distancia que necesitaba y lo supo lucir. De cartel de toros, las verónicas rodilla en tierra con que recibió al cuarto. Con la muleta estuvo poderoso y mandón. Faena bien estructurada toreando por ambos pitones. Gran estocada recibiendo.

Alberto López Simón, estuvo con muchas ganas. No supo dar vistosidad a la faena del segundo pero se encontró con el quinto, con un gran pitón izquierdo y ahí vimos los mejores naturales de la tarde; cadenciosos, profundos algunos de ellos. Completó la terna Luis David Adame. Ojo a este torero; puso la plaza boca abajo en el sexto, en el que se lució con el capote, banderilleó con facilidad y se fajó en una faena de raza, matando de una estocada fulminante. Más artista estuvo en el tercero dejando entrever que hay mucho futuro y un torero que sorprenderá a más de uno.

Fotos

Vídeos