«Es la feria más cara y no nos dejan subir el precio de los viajes»

Mientras en poblaciones cercanas como Pasaia los viajes en las atracciones de feria se fijan este verano en 3,50 euros, en Donostia el precio se reduce a 2,20. «Hace años que el Ayuntamiento no nos deja subirlo, ni siquiera a 2,50. A eso súmale que hay dos días del niño», se lamenta Elías, quien considera que la Semana Grande donostiarra es «la más cara». «Mi suegro está pagando 4.000 euros por las atracciones, sin contar el gasto de luz, agua y el parking en el que tenemos las caravanas, por el que debemos de estar agradecidos. Por la mía, que es de las más pequeñas, pago 200 euros», señala.

Los feriantes asumen también la contratación de un vigilante de seguridad que les acompaña en sus viajes. «Por el día vigilo las caravanas, para evitar que nadie entre a robar; y por la noche, las atracciones del Paseo Nuevo», explica Juan, quien, después de 23 años viajando de feria en feria, ya se considera parte de esa familia nómada. «Nadie se imagina lo duro que es esto. Todos son gastos y viajes en carretera para ir de una fiesta a otra sin tiempo ni de dormir», apostilla.

Fotos

Vídeos