El extraordinario momento de Miguel Ángel Perera

MANOLO HARINA

Miguel Ángel Perera no estaba anunciado en los carteles de Semana Grande. La Casa Chopera le ofreció entrar en el cartel, y la elección fue un acierto, ya que la faena a 'Arpón' ha sido la mejor de la feria. Perera está en un momento dulce. Con trece años de alternativa, el novillero que debutó en Illumbe, se ha convertido en un torero largo, profundo con mucho sentimiento y mucha verdad.

Este año, muchos aficionados tuvimos la ocasión de disfrutar de su toreo tanto en Pamplona como en Azpeitia; y hoy lo hemos hecho en Illumbe. Ya en su primer toro, mansote, pegajoso, de poco lucimiento, ha intentado buscar las distancias, perdiendo pasos entre pase y pase, por ambos pitones. Pero ha sido en el único toro que ha servido, el quinto, cuando nos ha dejado la medida de su toreo. Ha comenzado por alto, ha citado de lejos para embarcar al toro y conseguir por el pitón derecho, series de pases largos, profundos y templados. También pases encadenados después de un cambio por la espalda y como adorno final una serie de naturales cambiando de mano, sin mover los pies, realmente torera. Pinchazo en todo lo alto y estocada con muerte de bravo. Un faena de dos orejas, que sorpresivamente el público no ha pedido.

Con un sexto toro soso y rajado, Alejandro Talavante ha fundamentado una faena prácticamente al natural, en el tercio. Pases preciosistas, algunos de frente, a pies juntos, en una faena que se ha quedado quizás incompleta. En el tercero poco que decir; faena de aliño ante un manso, parado y rajado. Abría cartel El Juli; ante un rajado primero y un noblote cuarto, ha estado como siempre: Profesional, voluntarioso, en torero. Nada que objetar, al contrario.

Fotos

Vídeos