Calle Matia, territorio familiar

La calle Matia, desierta de coches, acogió el Espacio Multijuegos, un parque familiar para pequeños y no tan pequeños./ REPORTAJE FOTOGRÁFICO SARA SANTOS
La calle Matia, desierta de coches, acogió el Espacio Multijuegos, un parque familiar para pequeños y no tan pequeños. / REPORTAJE FOTOGRÁFICO SARA SANTOS

Participación multitudinaria de niños, padres y abuelos en el Espacio Multijuegos que se montó en la vía pública

GARAZI REZABAL

Unos se enteraron por Whatsapp, otros miraron el programa de fiestas, y algunos llegaron guiados por la música que escuchaban desde casa. Ayer donostiarras y veraneantes acudieron a la calle Matia a disfrutar del Espacio Multijuegos para niños organizado por Donostia Kultura. «Vivimos aquí al lado y cuando he oído la música no he dudado en acercarme con mis nietas», comentó Ramona, una amona feliz con sus pequeñas.

«Este no es un parque infantil, es un parque familiar» matizó Manu Baldés, encargado de 'Monstruos', empresa pamplonesa contratada para llevar a cabo el montaje y vigilar el correcto uso de cada juego. «La idea es que toda la familia participe activamente en los juegos que están ideados para abuelos, padres e hijos», añadía el monitor y animador, que contaba con la ayuda de dos compañeros, Carlos Cenoz y Jon San Martín.

Manu estaba en lo cierto. Txikis y no tan txikis disfrutaron tanto por la mañana -de 11:30 horas a 13:30 horas-, como por la tarde -de 17 horas a 19 horas- en este espacio con juegos de todo tipo: tradicionales, de habilidad, pedalós... «Nosotros estamos jugando para que los niños vean como se hace», comentaban Maider e Iker, amatxo y aitatxo de Elaia y Adur, quienes estaban mirando atentamente la partida de sus padres.

Los juegos que ocupaban la carretera de la calle Matia, cortada por el día de festividad, estaban divididos en tres grupos: «Por un lado tenemos los 'ferraris', a la par se encuentra la zona baby, y finalmente, el ultimo tramo de la calle está pensada para niños más mayores», explicó Baldés.

Padres más que contentos

«Casi todas las actividades del programa de Semana Grande son por la noche. Por ejemplo, en Ondarreta las películas infantiles se emiten a las 23 horas, y para los niños ya es muy tarde. Por este motivo, este tipo de actividades se agradecen mucho», dijo la antiguotarra Maritxu Olaiz, abuela de June y Laia.

Aitzol, por su parte, hacía hincapié en que «es una idea muy buena que haya actividades en los barrios durante la Semana Grande, y que uno no tenga que ir siempre al centro». Mattin, padre de Manex decía: «Es una idea muy buena. Mi hijo me ha comentado que tiene que hablar con el alcalde para que haya más espacios multijuegos como este en Donostia».

Los niños no tuvieron tiempo de aburrirse. «Nosotros somos del Antiguo y hemos venido mano a mano a pasar la mañana. ¡Hay muchas cosas que hacer!», comentaron Anartz y Tomax. «A mi lo que más me gusta es el pedaló», aseguró Maialen, que luego explicó «es difícil, porque tienes que estar de pie en él manteniendo el equilibrio y luego tienes que intentar dar pasos. Es complicado y tienes que estar concentrada, pero yo lo he conseguido». El monitor Carlos Cenoz admitía que ese era «un juego para valientes».

El parchís gigante fue uno de los juegos más populares de la jornada. «Antes han venido los niños para consultar las reglas del juego», comentó Baldés. No obstante, lo más reclamado del Espacio Multijuegos fue el circuito de 'ferraris'. «Me toca ejercer de agente de tráfico», dijo el navarro Jon entre risas, y añadió: «No creo que ninguno pueda aprobar el carnet de conducir, no se les da muy bien esquivar conos».

La cola para montar en uno de estos 'ferraris', además de larga, estaba dividida en dos. Por un lado, la línea para los más txikis, y por otro la fila para niños más mayores, «así, según las edades, los niños pueden utilizar el coche grande o pequeño». Una vez hecha la espera y tener las manos en el volante, los niños tenían cinco minutos para disfrutar del vehículo.

«La verdad es que ha sido una jornada fabulosa», decía Manu. «Ha habido tanta gente que incluso hemos tenido que dividir el circuito en dos zonas para que entren más críos. Hemos estamos a tope, estoy desbordado».

Más sobre Semana Grande

Fotos

Vídeos