Balance positivo de una Semana Grande que se ha extendido por los barrios de la ciudad

Los operarios de limpieza trabajaban ayer a primera hora para que Donostia volviera a la normalidad. / JOSE USOZ
Los operarios de limpieza trabajaban ayer a primera hora para que Donostia volviera a la normalidad. / JOSE USOZ

Los recintos feriales de Gros, Amara y El Antiguo han complementado las citas más clásicas. «La valoración general es positiva. Hemos tenido muchas actividades y muy buena participación de la gente», destacan en el Ayuntamiento

PABLO GUILLENEA SAN SEBASTIÁN.

Con el final de la Semana Grande, ayer, de pronto, la concurrencia de turistas por las calles de Donostia parecía poca cosa. La ciudad descansa tras una semana intensa en la que los fuegos artificiales, el toro de fuego, los conciertos, los gigantes y cabezudos y demás actividades han alegrado sus calles.

Han sido días cargados de eventos en los que «el buen tiempo ha ayudado a que la asistencia a las distintas propuestas que completaban el programa haya sido muy buena», reseña Alfonso Gurpegui, concejal de Actividades Festivas. La valoración general es «positiva», insiste, teñida parcialmente tal vez por los atentados de Barcelona y por «una denuncia de agresión sexual que la Ertzaintza sigue investigando».

Son incidencias que, pese a su gravedad, no han llegado a «ensombrecer el gran ambiente que hemos tenido en la ciudad durante estos días», sentencia el alcalde Eneko Goia, quien destaca también la respuesta al atentado que se dio «por parte de la ciudadanía donostiarra y de los que disfrutaban las fiestas con nosotros». «Hemos estado tristes -dice- y creo que lo hemos manifestado. A Barcelona siempre la hemos sentido como una ciudad hermana». Así se refleja en cierto modo en la asistencia a los actos programados el viernes 18, al día siguiente del atentado. «La gente se resintió un poco ese día, es algo normal», comenta Gurpegui. Pero en general, la asistencia, «también en los recintos festivos de los barrios de Gros, Amara y El Antiguo», es de destacar.

«Hemos estado tristes, a Barcelona siempre la hemos sentido como una ciudad hermana»

La respuesta a los conciertos de Sagüés ha sido multitudinaria. La Oreja de Van Gogh fue, con alrededor de 18.000 personas, quien más público congregó el primer día. «Es normal, juegan en casa», valora el alcalde. Importante, también, el gran nivel de los fuegos de este año. «Como siempre, es de los espectáculos que más gente congrega, y la calidad de los del primer y segundo día ha sido especialmente notable», destaca Gurpegui.

La apuesta, otro año más, por que «el ambiente de fiesta que se respira en la ciudad también se extienda hacia sus barrios» ha sido un éxito, se felicitan en el Ayuntamiento. Tanto el concejal como el alcalde inciden en lo mismo: «La comparsa de Gigantes y Cabezudos -que se han movido también por los barrios- ha recibido una excelente respuesta por parte de la gente, intentaremos incluir más barrios a su recorrido en los siguientes años», apostilla Gurpegui.

Tanto las novedades como las actividades más asentadas merecen un balance positivo. El alcalde destaca el «espectáculo de los gigantes y cabezudos junto a los dantzaris del grupo Gero Axular en la plaza de la Constitución»; y el concejal, «el cine en la playa de Ondarreta, al que se acercaron alrededor de 600 personas los días que se realizaron las proyecciones». Respecto a los actos que se estrenaban, la regata de traineras de modalidad femenina supuso una «doble satisfacción para la ciudad, puesto que fue un evento bien acogido y lo ganó, además, una donostiarra», valora Gurpegui, que añade la «intención de que la 'II Bandera Semana Grande' -el año que viene-, venga con una dotación económica».

'Agur Asteari', broche de oro

El «broche de oro», en palabras del alcalde, lo puso el 'Agur Asteari'. Organizado por primera vez este año gracias a la iniciativa de la Unión Artesana, «fue un acto entrañable y bonito, que junto a la canción pegadiza que estrenaron creo que tendrá futuro». Queda por ver la aceptación que tendrá este acto en las Aste Nagusia venideras, pero su estreno congregó el sábado a cientos de personas en la plaza Zuloaga.

La 'Agur Asteari' finalizó con un postpregón protagonizado por Oscar Terol. «Él propone llamarlo el 'txispun'», comenta el alcalde. «Sin duda es una de las partes que puede quedar como curiosidad de nuestra ciudad. Si nos da la gana hacer el pregón al final, pues lo hacemos al final». Junto al espectáculo piromusical de esa noche, la Semana Grande 2017 se despidió hasta el año que viene, tras ocho días que dejan un buen sabor de boca y decenas de momentos en los que recrearse y hacer algo más dulce el adiós.

Más sobre Semana Grande

Fotos

Vídeos