Los adolescentes se hacen con Gros

La terraza del Kursaal se llena de familias que hacia la medianoche son reemplazadas por jóvenes amantes de la música electrónica

GARAZI REZABAL

Durante la Semana Grande, tras los fuegos y el helado, son muchos los planes que se pueden realizar en la ciudad. Los más obedientes se van a la cama, a los que les gusta más la fiesta acuden a los conciertos de Sagüés o a los de La Flamenca, y los amantes de la música electrónica se reúnen cada velada en la Terraza del Kursaal para disfrutar de la noche con los distintos DJ´s que actúan en la azotea desde las 23:30 horas.

«Estoy encantado de poder realizar una sesión en este escenario en la Aste Nagusia», comentó Diego Fontoba, cuyo nombre artístico es D. Chorez. El joven artista de 19 años, nacido en Venezuela pero que desde los 6 años vive en San Sebastián explicó que «el publico que tenemos los DJ´s en la Terraza del Kursaal es muy variado. Entre ellos hay adolescentes de 14 años, por ejemplo mi hermano que suele venir mucho, y padres y madres con sus hijos pequeños que se acercan para disfrutar de la música electrónica y tomarse algo» y añadió: «Por este motivo para actuar en este escenario he intentado preparar un set que guste a todos. Solo quiero que el público se lo pase en grande conmigo».

El amateur no se confundía. En la Semana Grande, hacia las 23 horas la terraza del Kursaal es una de las zonas tranquilas de San Sebastián, donde los padres acuden para estar con sus hijos. «Nosotros somos de Ordizia, y hacía mucho que no veníamos a Semana Grande pero nos sorprende gratamente encontrar una zona como esta donde poder estar sin multitudes», comentó la familia formada por Alfonso Oria, Elena Nazabal y la joven Natale Oria de doce años.

«Esta zona, en comparación con otras de la ciudad, es más familiar. Está preparada para jóvenes, pero también para los padres que los acompañan», aseguró Rodolfo Barro, que estaba con su mujer Isabel Madinabeitia y su hija Eider Barro de cinco años.

Un público joven

«Es una gozada, además tienes food truck para comer algo, y si tienes suerte incluso puedes sentarte en una mesita», dijo el aitatxo Rodolfo, y añadió que «la clave es venir antes de media noche, que es cuando se llena y la zona se plaga de chavales. En ese momento, nosotros nos retiramos».

Como la cenicienta, cuando suenan las doce de la noche las familias se retiran de la terraza del Kursaal, y su lugar es ocupado por más de un centenar de adolescentes que llegan para pasar una gran noche.

Xabi Redin, Eneko Iturrioz y Joseba Goikoetxea son tres quinceañeros que vienen cada noche a la azotea. «El ambiente que hay siempre es genial. Es una de las pocas zonas en la que reina la música electrónica y nos encanta este género», comentaron los donostiarra. «Hacia la medianoche, los padres se van y nos quedamos los jóvenes, más o menos hasta las cuatro de la mañana disfrutando de la Aste Nagusia».

Las hernanitarras Haizea Tome , Paula Bilbao, de catorce años, y Laida Parras de dieciséis aseguraron que «esta es la zona más marchosa que uno puede encontrar en las fiestas» y añadían: «Aquí estamos todos los jóvenes de San Sebastián».

Por su parte Rubén Villena y Damien Kelly, treceañeros de Andoain, también comentaron que «esta es la mejor zona de Semana Grande», aunque luego Rubén matizó, «bueno, la mejor zona es la de las barracas, esta sería la segunda».

Las hermanas Maialen y Naiara Aranburu, de trece y diez años, también suelen pasar las veladas de Semana Grande en la Terraza del Kursaal. «No solemos venir siempre, pero es un sitio que nos gusta bastante», comentó Maialen y añadió «además es una zona sin alcohol para menores, y hay bastante control. Aunque siempre hay alguno que no llega a los 18 años bebiendo, la verdad es que el ambiente es bastante sano, y está muy bien que se pueda disfrutar de unas fiestas sin gente borracha alrededor.

«Ya no pintamos nada aquí»

«Aún me acuerdo cuando veníamos a esta zona de fiesta hace unos siete años. Cuando éramos más jovencitos. Es donde mis amigos y yo nos echamos nuestras primeras farras de Semana Grande», recordó Ignacio Tenco.

Este joven de veintitrés años que disfrutaba de su cena comprada en uno de los food trucks colocados en la Terraza del Kursaal, confesó que «ahora no pintamos nada. Esto está pensado para adolescentes de entre 15 y 16 años, y la verdad es que siempre que me acerco aquí me siento bastante fuera de lugar».

Como a Ignacio, a muchos jóvenes que ya han pasado la veintena les arrebata la nostalgia cuando pasan por la azotea y recuerdan todas las noches de Semana Grande que vivieron en esta zona de Gros hace no tanto tiempo.

Iñigo Arratibel, joven de 24 años de Lasarte, también iba a la terraza a disfrutar de la Aste Nagusia. «Miro atrás y ciertamente tengo muy buenos recuerdos de mis noches de Semana Grande en este lugar», y añadió «ahora la verdad es que no se me ocurre venir aquí, pero no se puede negar que es una zona idónea para que los adolescentes disfruten de las fiestas».

Más sobre Semana Grande

Fotos

Vídeos