Un semáforo para regular el bidegorri de Loiola

Un semáforo para regular el bidegorri de Loiola

Movilidad plantea un sistema que regule el paso de ciclistas en un complicado punto de este tramo de red ciclista | La actuación se enmarca en un plan para mejorar los sistemas semafóricos de la ciudad.

Dani Soriazu
DANI SORIAZUSan Sebastián

El departamento de Movilidad del Ayuntamiento de San Sebastián se ha puesto como objetivo la ejecución de varios proyectos que mejoren la seguridad de peatones, ciclistas y conductores, además de evitar que se acumulen colas de vehículos en las entradas de la ciudad. El plan es ambicioso y aunque la concejalía que dirige Pilar Arana cuenta con partida presupuestaria para llevarlos a cabo desde el Ayuntamiento consideran que es necesario un mayor proceso de reflexión.

Pero las iniciativas están ya sobre la mesa y una de ellas es la instalación de un bidegorri en el bidegorri que conecta Loiola con Egia, y que discurre por el paseo del río. Muchos lo habrán comprobado. En un punto de este tramo de red ciclista, uno de los pilares que sostiene los tableros de la GI-20 (variante de San Sebastián) hace que la visibilidad para los que van sobre la bici sea prácticamente nula. El bidegorri se estrecha a un único carril y es imposible saber si un conductor se acerca en el otro sentido. Para mejorar este punto desde Movilidad plantean la instalación de un semáforo exclusivo para los ciclistas. Todavía no se ha decidido si éste funcionará con la activación de un botón, por sensor de movimiento o por un sistema de cuenta atrás.

Otra de las intenciones del Ayuntamiento es la de permitir la entrada de vehículos en la calle Manterola, junto a la Audiencia de Gipuzkoa, desde la calle San Martín. En la actualidad existe un pivote que impide el paso. Desde Movilidad creen que sería interesante que el acceso no estuviera tan limitado para favorecer el paso de vehículos de carga y descarga, por ejemplo. No obstante, esta posibilidad se ha truncado puesto que desde la Audiencia no ven con buenos ojos la eliminación de esta barrera, utilizada también como medida de seguridad, ya que el Estado se encuentra en nivel 4 de alerta antiterrorista.

Cambios en Errotaburu

Donde si parece que se van a acometer ciertos cambios es en el paseo de Errotaburu, que discurre junto a las torres de Hacienda. Como ya adelnató DV, se prevén obras, a partir de este otoño, para favorecer la seguridad de los peatones. El departamento de Movilidad tiene prevista la instalación de cuatro nuevos semáforos para vehículos–dos en cada sentido– y otros dos para peatones y ciclistas a la altura del paso de cebra que conecta este paseo con la calle Xabier Lizardi. Es una de las soluciones que se plantea desde el departamento que dirige la jeltzale Pilar Arana para rebajar la velocidad de los vehículos que circulan por esta vía y mejorar la seguridad de los peatones. Una reivindicación que venían realizando los vecinos del barrio desde hacía tiempo y que el Ayuntamiento tiene previsto poder acometer a partir de septiembre.

La de los semáforos no es la única medida que se va a adoptar. Las actuales paradas de autobús cambiarán de lugar y con ello también se modificarán algunos de los aparcamientos existentes. De esta manera, en el tramo que va en dirección a Zuatzu, la actual parada de Dbus se desplazará unos metros atrás para ocupar el lugar donde hoy se encuentra la zona de carga y descarga y una plaza de aparcamiento para minusválidos. Esta medida permitirá a los conductores que van en este sentido tener más visibilidad antes de llegar al paso de cebra, donde los vecinos aseguran que "se ha producido más de un susto". El espacio de la parada será aprovechado para nuevas plazas para motos y para recolocar la de discapacitados.

En el otro sentido también se llevarán a cabo cambios. En el tramo que discurre entre la rotonda pequeña y la calle Xabier Lizardi quedará un único carril de circulación. El de la derecha se destinará para carga y descarga y plazas para motos. En el tramo de la siguiente manzana se eliminará el actual parking de motos, que se convertirá en acera. La marquesina de Dbus se colocará a escasos metros del paso de cebra antes de la rotonda grande. El autobús ocupará un carril de la calzada pero los vehículos tendrán el otro para seguir circulando.

Fotos

Vídeos