Salvar las fiestas de Santa Bárbara

Las fiestas de Santa Bárbara corren el riesgo de perderse si no hay un relevo en la organización./
Las fiestas de Santa Bárbara corren el riesgo de perderse si no hay un relevo en la organización.

Elkartasuna anima a vecinos y comerciantes a organizar este año los festejos. La comisión de fiestas de la asociación de vecinos dejó la gestión tras más de veinte años de trabajo

YOLANDA SÁNCHEZ SAN SEBASTIÁN.

La AA VV Elkartasuna hace un llamamiento urgente al vecindario, comerciantes y hosteleros de Altza para continuar con la organización de las fiestas de Santa Bárbara. La anterior comisión, integrada por miembros de la agrupación vecinal, comunicó el año pasado su decisión de dejarlo después de más de dos décadas de dedicación. La falta de relevo, el cansancio y la escasez de recursos económicos han sido los motivos principales que les han llevado a tomar esta triste determinación. Dicen que si surge en estos momentos una nueva comisión podrían celebrarse en septiembre los tradicionales festejos. Asimismo, insisten en que están dispuestos a ayudar y asesorar a los futuros gestores en este proceso.

La junta directiva de la asociación de vecinos no quiere perder la esperanza de que surjan nuevos voluntarios. Aunque avanzaron en septiembre pasado su decisión de abonar la comisión organizadora, no se ha producido hasta el momento el deseado relevo. Por este motivo, desean realizar esta última convocatoria dirigida no sólo a residentes, comerciantes y hosteleros del barrio, sino también a aquellas otras personas que tienen un vínculo con él.

«Por mucho que un presidente de una asociación vecinal quiera sacar adelante las fiestas de su barrio con la ayuda de cinco miembros de la junta directiva, si no hay personas que colaboren y ayuden con lo que puedan o sepan en la decisión, montaje y organización, es imposible hacerlo año tras año. Y son ya muchas las ediciones en las que lo hemos hecho. Estamos cansados y nos gustaría que entrara savia nueva que ofreciera nuevas actividades y eliminara los vicios adquiridos en este tiempo», señala Mari Mar Martínez, secretaria de la AA VV Elkartasuna.

La falta de apoyos económicos, materiales y humanos ha ido mermando el programa festivo, tal y como comentan desde la asociación. «Es una pena que se pierdan estas fiestas, que han servido de punto de encuentro entre vecinos y vecinas, colectivos y entidades del barrio. La gente te hace comentarios sobre que se podría hacer esto o lo otro, conoce a no sé quién que podría ayudar..., pero cuando llega el momento de ponerse a ello, no aparece nadie por la asociación. Son poco cumplidores», añade.

Jolgorio junto al tablao

Recuerdan el jolgorio en la calle Santa Bárbara, cortada para el desarrollo de los festejos, sobre todo, a la altura del número 12 donde se instalaba el tablao, así como los participativos campeonatos de mus, los espectáculos con animales (becerros, ponys...) para niños y los concursos de tortilla de patata y postres.

Desde la entidad vecinal reiteran su colaboración y ayuda a la futura comisión que decida asumir la planificación y desarrollo de unas fiestas renovadas. «Podemos ayudarles con el papeleo, dejarles el local, facilitar contactos u otras cuestiones que precisen y estén a nuestro alcance. Deberían organizarse desde ya, porque la solicitud de permisos, contratación de actividades y demás tareas lleva su tiempo».

Las personas interesadas pueden enviar un correo electrónico al buzón de la asociación (elkartasuna.elkartea@gmail.com) indicando su propuesta y ésta pondrá en contacto a los distintos voluntarios.

Fiestas de fin de verano

Elkartasuna asumió hace más de dos décadas la organización de las fiestas de Santa Bárbara. Anteriormente se habían celebrado diferentes festejos, pero dejaron de desarrollarse también por la falta de equipo humano y recursos económicos. En un principio, comenzaron a celebrarse el 4 de diciembre con motivo de la festividad de la patrona, pero la frecuencia de condiciones meteorológicas adversas obligaba a anular numerosos eventos. «En una ocasión, preparamos una procesión con una virgen de escayola, porque la originaria la habían robado de la ermita de Santa Bárbara, y nos cayó un diluvio. La virgen nos castigó esa noche por ello», recuerda con humor Alejandro Silva, presidente de la asociación vecinal.

Tras otras dos ediciones más en esa misma fecha, la organización determinó trasladar a otra época los festejos y decidieron que fuera a principios de septiembre como «fiestas de fin de verano».

Aunque no surgiera una nueva comisión de fiestas, la junta directiva de Elkartasuna quiere agradecer el apoyo recibido durante estos años de vecinos, hosteleros, comerciantes y asociaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos