Salud descarta una mayor incidencia de la mortalidad asociada al amianto en Altza

Solar que ocupaba el polideportivo de Altza, un derribo cuyos trabajos previos permitieron detectar amianto en varias parcelas./ARIZMENDI
Solar que ocupaba el polideportivo de Altza, un derribo cuyos trabajos previos permitieron detectar amianto en varias parcelas. / ARIZMENDI

El estudio epidemiológico del Gobierno Vasco revela que la tasa de fallecidos por cáncer de pulmón ha bajado en hombres y es similar a la media de Euskadi en mujeres. Desde 1999 se han registrado en Donostia 28 muertes por mesotelioma, solo una en el barrio

JORGE F. MENDIOLASAN SEBASTIÁN.

Los vecinos de Altza pueden respirar tranquilos. Un estudio epidemiológico realizado por el departamento de Salud del Gobierno Vasco permite descartar una mayor incidencia de la mortalidad asociada al amianto en Altza, donde a raíz de la construcción del nuevo polideportivo se han descubierto varias parcelas contaminadas con este material.

El informe muestra y compara la mortalidad por todas las causas y por causas específicas relacionadas con la exposición al amianto: mesotelioma (un tipo raro de cáncer pleural, peritoneal y de otras localizaciones), cáncer de pulmón y asbestosis (enfermedad que causa fibrosis pulmonar) en las áreas que comprenden este barrio donostiarra, en zonas colindantes y en el País Vasco. Y Altza resiste la comparativa.

En el periodo comprendido entre 1999 y 2015, al que se refiere el estudio de Salud, en el municipio murieron 19 hombres y 9 mujeres por mesotelioma -solo un varón en Altza-, mientras que en la comunidad autónoma fueron 395 hombres y 119 mujeres. Entre 1999 y 2012, el número de personas fallecidas por mesotelioma en los municipios colindantes ascendió a 17 en Errenteria, 4 en Pasaia y 3 en Lezo. El mapa de la distribución geográfica de la mortalidad por mesotelioma en Euskadi muestra concentraciones de casos en el entorno de Bilbao, en Vitoria, Donostialdea y Goierri.

LOS DATOS

Mesotelioma.
El número de personas fallecidas por este tipo de cáncer en Altza no es superior al registrado en áreas próximas.
Abestosis.
Causa fibrosis pulmonar y sigue un patrón ascendente en el País Vasco desde 1999, sin casos mortales en Altza.
Cáncer de pulmón.
La mortalidad en el barrio se ha reducido en hombres desde 2008 y es similar a la media vasca en mujeres.

La asbestosis no ha alcanzado mortalmente a ningún residente del barrio desde 1999. Tampoco en el resto de la ciudad. En municipios cercanos hubo dos fallecimientos en hombres por esta causa -uno en Lezo y otro en Errenteria- y en el País Vasco murieron 49 hombres y 3 mujeres.

La estimación del riesgo relativo de mortalidad (RME) por todas las causas en las secciones censales que dividen geográficamente Altza muestra que hay áreas con riesgo «significativamente mayor» que la media vasca de muerte por diabetes y EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica) y menor por sida.

En definitiva, el informe concluye que el número de personas fallecidas por mesotelioma en el barrio no es superior al observado en áreas geográficas próximas y que su mortalidad es menor que en otras zonas de Euskadi cuya actividad industrial determina un mayor riesgo de exposición laboral al amianto.

La mortalidad por cáncer de pulmón en varones fue superior a la media autonómica entre 1996 y 2001, pero se ha reducido -en términos absolutos y relativos- en el periodo comprendido entre 2008 y 2012. En mujeres, la incidencia fue similar a la media vasca y se ha mantenido estable en los últimos veinte años. El número de fallecidos por asbestosis sigue un patrón ascendente en el País Vasco desde 1999, pero no se han observado casos mortales en Altza.

40 años de latencia

El documento, solicitado por el Ayuntamiento al departamento de Salud, advierte de que en atención a los periodos de latencia -hasta 40 años desde el momento de la exposición al amianto- del desarrollo del mesotelioma, el cáncer de pulmón y la asbestosis, se hace «necesario continuar con la vigilancia» de la población potencialmente expuesta a este elemento tóxico.

El informe certifica que todos los datos epidemiológicos descritos «no sugieren» que exista una mayor mortalidad asociada a la exposición al amianto en Altza, cuya población presenta más defunciones por patologías que «podrían justificarse por las condiciones socioeconómicas»: en mujeres, diabetes y EPOC; en hombres, tumores malignos, EPOC, cirrosis y sida.

En este sentido hay que recordar que, según el mapa de la esperanza de vida de la capital guipuzcoana, los vecinos de la zona Centro-Oeste (Amara, Antiguo, Gros, Parte Vieja) viven más que los de los barrios del Este (Intxaurrondo, Bidebieta, Altza), una brecha territorial que puede llegar a ser de cuatro años. Una realidad social en la que nada tienen que ver las fibras de asbesto.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos