El centro juvenil Gaztetxo de los Salesianos cumple 30 años de labor social

Monitores de tiempo libre del centro juvenil Gaztetxo./
Monitores de tiempo libre del centro juvenil Gaztetxo.

La asociación cuenta con más de 80 voluntarios para desarrollar sus proyectos

YOLANDA SÁNCHEZ SAN SEBASTIÁN.

El ocio infantil y juvenil en Intxaurrondo está muy ligado a la agrupación Gaztetxo. El centro juvenil de Salesianos Donostia comenzó su trayectoria en el curso 1987-1988 con el objetivo de cubrir las necesidades de tiempo libre de los niños y jóvenes del barrio. Tres décadas después ha ampliado su ámbito de actuación a proyectos de refuerzo escolar, mediación de menores en vía judicial y una exitosa escuela de teatro que ha puesto en escena más de una docena de musicales.

La combinación de entretenimiento y educación en valores junto a un nutrido número de voluntarios se han convertido en las herramientas fundamentales para desempeñar su labor social.

Los antecedentes de Gaztetxo se remontan al año 1975 cuando se inaugura el complejo parroquial María Auxiliadora en el barrio. En ese entorno, se crea una agrupación juvenil dirigida a chicos y chicas de entre 16 y 20 años, la mayoría estudiantes del Centro de Iniciación Profesional, ubicado en este círculo salesiano. Se hacían excursiones al monte, juegos, discotecas o sesiones de cine. Con el paso del tiempo, el número de miembros va descendiendo, ya que comenzaban a casarse e involucrarse en otras tareas (grupos de confirmación, pascuas juveniles...).

«Una cuadrilla formó el miniclub Batasuna que planificaba eventos para niños (comparsa de carnavales, programación navideña, colonias de verano...) y se convertiría en el origen de Gaztetxo», señala Jose Amaia, responsable de Gaztetxo desde 1997 y actual director del centro educativo Salesianos Donostia.

Gaztetxo comenzó a funcionar formalmente en otoño 1987 con el club de tiempo de libre para niños y niñas de entre 8 y 18 años. Las instalaciones del colegio acogían cada sábado variadas apuestas culturales y deportivas diferenciadas en dos grupos por rango de edad. Se combinaba la proyección de una película con talleres de manualidades, juegos o competiciones deportivas. A lo largo del año, se incluían eventos especiales como el Jaialdi, para poner a prueba las dotes musicales y artísticas, así como las convivencias o gauekos donde más de uno vivió su primera fiesta nocturna. Este sistema sigue aplicándose en la actualidad y da cobertura a más de 150 usuarios provenientes de Intxaurrondo y otros barrios de la ciudad.

En 1999, pusieron en marcha el servicio de apoyo escolar para ayudar a niños de familias con escasos recursos económicos. Inicialmente, se centraron en alumnos de entre 9 y 14 años, pero lo ampliaron a niños y niñas más pequeños como prevención. «No sólo se trata de hacer los deberes con ellos, sino de trabajar habilidades sociales, fomentar las relaciones interpersonales, convivir con iguales o enseñarles límites, aspectos básicos que les sirvan a lo largo de su vida. Cuidamos este proyecto con mucho cariño», añade Amaia.

Recuerda que otros centros educativos guipuzcoanos copiaron su experiencia. En la actualidad, ayudan a una veintena de alumnos y existe lista de espera. Además de voluntarios, colaboran alumnos de Educación Social y Pedagogía de la UPV. También participan junto al Departamento de Justicia del Gobierno Vasco en el programa de mediación de menores en vía judicial. Los sancionados pueden enmendar sus faltas colaborando en labores de la asociación.

Escuela de teatro

La escuela de teatro es uno de los proyectos más conocidos y divertidos de Gaztetxo. Tal y como dice su director, «no se trata de una escuela de teatro al uso, sino una herramienta para ayudar a sacar lo mejor de las personas».

Ofrecen a los jóvenes un ocio alternativo donde puedan desarrollarse como personas, fomentando valores de amistad, respeto, colaboración, esfuerzo o compromiso que les ayudarán a lo largo de su vida. Se han especializado en el género musical. Estrenaron su primera obra en el año 2000 y han desarrollado más de una docena de proyectos. Actualmente, se encuentran representando la segunda temporada del musical Rock of Ages. Desde hace seis años, preparan también musicales en inglés protagonizados por alumnos de primaria del centro Salesianos de Intxaurrondo. «Vivimos los musicales con gran entusiasmo y estamos implicados numerosas personas (alumnos, padres, antiguos miembros, monitores, vecinos...). Esta labor no podría llevarse a cabo sin los más de 80 voluntarios que colaboran con nosotros. Ellos hacen posible que Gaztetxo exista. Ponen el corazón dejándose el alma», concluye.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos