Se retrasa la aprobación de los planes de Bretxa e Illunbe por no tener estudio ambiental

Imagen que tendrá el futuro centro comercial de Illunbe. /
Imagen que tendrá el futuro centro comercial de Illunbe.

Dos alegaciones ciudadanas obligan al gobierno municipal a encargar estos informes, cuya ausencia en el proyecto de viveros de Ulía llevaron al TSJPV a anular el planeamiento

AINGERU MUNGUÍA SAN SEBASTIÁN.

La Junta de Portavoces fue informada ayer de que el Plan Especial de Illunbe se retira del orden del día del Pleno de la semana que viene. El motivo es que La Secretaría del Ayuntamiento no puede garantizar su viabilidad jurídica sin contar con un estudio de evaluación ambiental, algo denunciado en una alegación ciudadana. El gobierno municipal ha tenido que encargar recientemente otra evaluación ambiental en el Plan especial de Bretxa, a raíz de otra alegación que subrayaba esta carencia en su tramitación urbanística. Estos informes retrasarán varios meses la aprobación definitiva de estos planes que ordenan dos importantes espacios comerciales futuros de la ciudad.

La administración municipal vuelve a incurrir en el mismo error, que le ha salido muy caro en la ordenación de los viveros de Ulía, donde el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco admitió un recurso ciudadano e invalidó la modificación del Plan General de Ordenación Urbana para construir 70 apartamentos para jóvenes por no disponer de un informe de impacto ambiental.

La sociedad Mugaburu S.L. (gestora del mercado de San Martín) planteó hace unos meses una alegación contra la aprobación del Plan Especial de Reforma Urbana de la Bretxa por, entre otras cuestiones, no disponer de «una evaluación estratégica ambiental». El gobierno municipal ha tenido que asumir su error y, a preguntas del PP en comisión, el concejal de Urbanismo, Enrique Ramos, admitió que se ha tenido que encargar este estudio.

El último caso es otra alegación presentada por el abogado Enrique Astiazarán Calvo contra la aprobación definitiva del Plan Especial de Ordenación Urbana de Illunbe. Los tres grupos de la oposición (EH Bildu, PP e Irabazi) reclamaron un informe sobre la cuestión a los Servicios Jurídicos municipales. Ayer, en la Junta de Portavoces, los letrados admitieron que no se puede garantizar la viabilidad jurídica del Plan sin este informe ambiental. Según fuentes de la oposición municipal, la realización del estudio de impacto ambiental podría retrasar unos 4 meses la aprobación del plan especial.

Esta última alegación planteada contra el Plan de Illunbe incluye otros dos argumentos que cuestionan la legalidad de este instrumento de ordenación urbanística. Sostiene que el trasvase de edificabilidad entre las dos parcelas (se transfieren 8.000 m2 de una a otra) es una alteración urbanística de suficiente enjundia como para justificarla en una modificación de Plan General y «no a través de instrumentos de ordenación pormenorizada» como son los plan especiales.

La otra denuncia se refiere a la dotación de solo 870 plazas de aparcamiento para un uso comercial de 34.787 m2, con un ratio de 2,5 plazas/100 m2, cuando el propio Plan General exige entre 4 y 6 plazas/100 m2 (según el tamaño del comercio) y el Plan Territorial Sectorial de Equipamientos Comerciales (decreto 262/2004 de 21 de diciembre) habla de una dotación mínima de 5 plazas/100 m2, lo que exigiría dotar de 1.739 plazas al nuevo centro comercial, el doble de lo previsto. La alegación argumenta que tampoco hay «ningún estudio de tráfico y movilidad que justifique que para 34.787 m2 de uso comercial es suficiente con una dotación de 870 plazas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos