La restauración del puente María Cristina comenzará antes de acabar el año

Vistas del puente Maria Cristina/Michelena
Vistas del puente Maria Cristina / Michelena

Las obras consistirán en la adecuación de los elementos decorativos y escultóricos del puente bajo la premisa de un «respeto absoluto» al patrimonio existente

EUROPA PRESS

El puente de María Cristina se inauguró el 20 de enero de 1905, sustituyendo a una pasarela de madera que permitía cruzar el río. Ahora, 113 años más tarde va a dar comienzo antes de finales de año las obras de restauración con un presupuesto de 762.000 euros.

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de San Sebastián aprobará este martes el proyecto de ejecución de las obras de restauración y limpieza de los elementos ornamentales del puente de María Cristina. El teniente de alcalde de San Sebastián, Ernesto Gasco, ha asegurado que «ha llegado el momento de un lavado de cara para que el puente quede espectacular» y ha avanzado que la restauración comenzará antes de acabar el año.

En rueda de prensa, Gasco ha señalado que «tras un largo período de obras en torno al puente, con la construcción de la estación de autobuses, la posterior urbanización y el arreglo de las infraestructuras del propio puente de María Cristina, los elementos ornamentales quedaron sucios y ofreciendo una imagen nada deseable». Según ha explicado, la intervención consistirá en una restauración de los elementos decorativos y escultóricos del puente «bajo la premisa de un respeto absoluto al patrimonio existente, evitando cualquier tipo de alteración». El presupuesto de la intervención es de 761.259 euros y está previsto que la semana que viene pase por Mesa de Contratación y el concurso de obra pueda quedar aprobado a mediados de este mes de junio. La previsión sería iniciar los trabajos en torno a la primera quincena de noviembre.

En concreto, se va a actuar en los cuatro obeliscos que se encuentran en ambos extremos. Se trata de obeliscos formados por una bóveda asentada sobre tres elementos, que permiten el paso de personas en todos los sentidos. La base es de piedra caliza y el cuerpo central de hormigón revestido con sillares de piedra artificial. Cada obelisco incluye elementos decorativos dorados, elementos cerámicos, de vidrio, farolas y esculturas ecuestres que rematan el conjunto.

La restauración consistirá en la limpieza mecánica de sales, polvo, suciedad y excrementos de ave, aplicación de tratamientos biocidas, arreglo y sellado de elementos constructivos, reparación de grietas y fisuras. Se sanearán y repintarán los obeliscos en color ocre, los elementos decorativos de color dorado, se limpiarán y arreglarán los escudos de cerámica, así como los ojos de cristal que incluyen el nombre del puente y las farolas que están en la zona superior.

Gasco ha detallado que también se va a actuar en los estribos del puente que incluyen una figura ornamental. Se intervendrá en los balconcillos que incluyen una farola con «angelotes», en las cerámicas con dragones de los tímpanos, en el barandado con numerosas formas, fundamentalmente cabezas de dragón, y farolas rematadas por dragones.

El proyecto de restauración ha sido redactado por José Luis Larrañaga Odriozola, licenciado en Bellas Artes en la especialidad de restauración, bajo la supervisión de la restauradoras del Museo San Telmo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos