La restauración ornamental del puente María Cristina se iniciará en otoño y durará 8 meses

Aspecto de la base de una de las farolas del puente María Cristina. Los templetes serán limpiados y restaurados. / A. M. A. M.
Aspecto de la base de una de las farolas del puente María Cristina. Los templetes serán limpiados y restaurados. / A. M. A. M.

El año pasado se llevaron a cabo reparaciones estructurales por valor de un milllón de euros | El proyecto de rehabilitación que hoy aprueba el Ayuntamiento tiene un coste de 761.259 euros

Aingeru Munguía
AINGERU MUNGUÍA SAN SEBASTIÁN.

Es uno de los pasos sobre el río más emblemáticos y singulares de la ciudad. Con más de un siglo de vida, el puente María Cristina va a ser sometido a una minuciosa rehabilitación ornamental a final de año que se prolongará durante 8 meses. El proyecto será aprobado hoy en la Junta de Gobierno Local y su ejecución tiene un presupuesto de 761.259 euros.

El tercer puente de San Sebastián fue inaugurado el 20 de enero de 1905 para conectar una ciudad en plena expansión con la estación ferroviaria. El Ayuntamiento convocó un concurso y el proyecto ganador fue el del ingeniero de caminos José Eugenio Rivera y el arquitecto Julio María Zapata. El paso, uno de los primeros en construirse con hormigón armado, sustituyó a uno de madera proyectado en 1893 por José Goicoa, que a su vez fue tomó el relevo de una primera pasarela de este material ubicada a esta altura del Urumea. En 1984 el puente fue totalmente reconstruido y reinaugurado.

El puente Maria Cristina se encuentra dentro del dominio público marítimo-terrestre y por su cercanía a la desembocadura se ve plenamente afectado por los temporales marítimos, como los que se produjeron en el invierno de 2014. Hace poco más de un año el puente fue sometido a unas importantes obras de rehabilitación estructural (la parte menos visible al público) que costaron un millón de euros.

La culminación de las obras de la estación de autobuses y la reurbanización del entorno recomendó rematar la tarea con unos trabajos de restauración ornamental (la parte más visible del puente), según explicó ayer el teniente de alcalde, Ernesto Gasco. «Los alrededores del puente han estado envueltos en obras de distinto tipo y su aspecto no es el mejor. Entendíamos desde el gobierno municipal que era necesaria una obra de rehabilitación para que el puente recuperara su espectacular imagen exterior», añadió.

El proyecto de recuperación ornamental del puente ha sido redactado por José Luis Larrañaga Odriozola, licenciado en Bellas Artes y especialista en la materia, y supervisado por las restauradoras del Museo San Telmo.

Las actuaciones principales consistirán en la limpieza de las sales, el polvo, la suciedad e, incluso, los excrementos de aves acumulados con el paso del tiempo en distintas superficies, la eliminación de la colonización vegetal existente en numerosos puntos de la infraestructura y la reparación de los daños provocados por el agua. También se acometerá el saneado de fisuras y grietas, se aplicará un «tratamiento biocida» a diferentes partes, y se aplicarán pinturas según el tipo de superficie. En los elementos de piedra artificial los trabajos finalizarán con un hidrofugado.

Alejandro III, de París

La restauración incluirá la recuperación total de la imagen de los cuatro obeliscos, dos a cada lado del puente, totalmente ennegrecidos por las obras y el paso del tiempo. Estos elementos distintivos serán saneados y repintados en color ocre, los elementos decorativos recuperarán el color dorado y los escudos de cerámica se limpiarán y arreglarán. Estos templetes fueron proyectados por José Goicoa y los grupos escultóricos con obra de Ángel García Díez, inspirados en el puente de Alejandro III de París.

En la decoración destacan los remates de las pilas (tajamares) con proas de barco, las cerámicas en las enjutas de arcos, el mármol artificial en zócalos y pasamanos, y el hierro fundido en barandados y farolas, obra del escultor Mariano Benlliure.

La intervención que se acometerá a partir del próximo mes de noviembre consistirá en una «restauración de los elementos decorativos y escultóricos bajo la premisa de un respeto absoluto al patrimonio existente, evitando cualquier tipo de alteración o modificación de la imagen del puente», precisó Ernesto Gasco.

El presupuesto de la obra asciende a 761.259 euros y tras su aprobación hoy en la Junta de Gobierno del Ayuntamiento está previsto que pase la semana que viene por la Mesa de Contratación para la tramitación del concurso de obra. Si se cumplen los plazo previstos, los trabajos se podrían iniciar en la primera quincena de noviembre. Las obras se prolongarán durante 8 meses, según explica un informe de la Dirección de Proyectos y Obras.

El proyecto cuenta con la preceptiva autorización del Servicio Provincial de Costas y tiene el informe favorable del Departamento de Urbanismo.

El puente María Cristina está compuesto por tres arcos de 24 metros de luz, tiene una anchura de 20 metros y una longitud de 88 metros de largo. La estructura está formada por cinco vigas longitudinales de canto variable sobre las que se apoya la losa superior que sustenta la sobreestructura.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos