Esplendor en la Bahía

La pirotecnia Peñarroja ha culminado la función con una traca final potente que ha encantado al numeroso público

DIARIOVASCO.COM

La pirotecnia Peñarroja ha protagonizado la quinta sesión del concurso de fuegos artificiales y, como se esperaba, ha ofrecido un alto nivel. Con dos Conchas de Oro -2004 y 2009- y un premio del público -2010- en su palmarés, la compañía castellonense ha lanzado este miércoles una colección que a buen seguro optará al primer premio, que este año promere estar muy reñido. Han destacado unas cascadas a baja altura, con unos ramilletes rojos y otras figuras atractivas, como unas flores doradas, culminada la función con una traca final potente que ha encantado al numeroso público.

Este jueves, exotismo oriental

Provenientes de la lejana Liuyang -una de las ciudades chinas con mayor tradición pirotécnica-, la comitiva de la compañía llegó a Donostia y ya se están haciendo a la idea de cuál es el nivel de exigencia de este 54 Concurso Internacional de Fuegos Artificiales.

Liuyang New Year Fireworks, -fundada en el 2003-, es una empresa especializada tanto en el mundo de la creación de las funciones pirotécnicas a modo profesional, así como en la elaboración de los fuegos artificiales para la venta al consumidor. Que sean fabricantes y creadores de espectáculos a partes iguales supone que la personalización de su exhibición sea íntegra y promete un espectáculo cuanto menos singular.

Este año representan junto con los italianos Pirotecnia Poleggi la parte del festival más exótica y diferente si cabe, ya que la originalidad no tiene por qué estar asegurada en función de su origen geográfico, pero seguro que difieren en estilos y matices pirotécnicos con las compañías españolas.

Lo mejor de los espectáculos de los fuegos artificiales suele ser la reciprocidad por la sorpresa: por un lado la agrupación encargada de iluminar la noche quiere dejar a todos los espectadores boquiabiertos, y estos, a su vez, no quieren tener motivos para cerrarla.

Este jueves debutan y compiten, y no es la primera compañía china que dispara sus castillos en las noches de Aste Nagusia: en 2007 el gigante chino de la pirotecnia Lidu Fireworks deslumbró imponiéndose a la clásica compañía Ricardo Caballer y alzándose con la Concha de Oro en consecuencia. A día de hoy ellos han sido la única compañía del gigante asiático en alzarse con dicho galardón, aunque la primera vez que participaron, prometieron un espectáculo sin igual que no pudo ser. Precisaron de cinco años para conquistar Donostia. Esta noche Liuyang tendrá que demostrar que no necesita cinco años más para el éxito.

Fotos

Vídeos