La reposición de la barandilla entre los Relojes y la Perla culminará para Navidad

La reposición de la nueva barandilla entre los Relojes y la Perla se encuentra en avanzado estado de ejecución. / ARIZMENDI
La reposición de la nueva barandilla entre los Relojes y la Perla se encuentra en avanzado estado de ejecución. / ARIZMENDI

Se eliminará el vallado, para volver a colocarlo el 21 de enero y hacer el tramo hasta el hotel Londres

AINGERU MUNGUÍA SAN SEBASTIÁN.

Quienes vengan en Navidad a la ciudad no tendrán impedimentos para hacerse una foto en la barandilla de La Concha. Los trabajos para sustituir el icónico pasamanos se desarrollan según lo previsto y van a permitir eliminar el molesto vallado actual durante las fiestas de fin de año. El tramo entre los Relojes y la Perla lucirá la nueva barandilla y hasta después del 20 de enero no se volverá a colocar una barrera de seguridad para alejar a los viandantes de la obra para sustituir los tramos hasta el hotel Londres.

El concejal de Urbanismo, Enrique Ramos (PSE), comprobó el jueves la buena marcha de unas obras que tienen un presupuesto de 1.384.577 euros y un plazo de ejecución de seis meses. Lo trabajos comenzaron a principios de octubre y no finalizarán hasta el mes de marzo. La obra se puede decir que es la segunda fase de la renovación por completo de toda la barandilla, que el año pasado cumplió 100 años desde su inauguración por el rey Alfonso XIII. El primer tramo que se sustituyó fue, en 2004, el comprendido entre el Náutico y la plaza Cervantes. Con la obra del parking de La Concha se renovó en 2011 un pequeño tramo entre la primera rampa de bajada a la playa y el hotel Londres. En la actualidad se sustituye el barandado comprendido entre este último punto y la Perla. Entre 2018 y 2019 está previsto proceder al cambio entre la plaza Vinuesa y el túnel del Antiguo.

La obra que se acomete en la actualidad tiene su complicación porque no solo se sustituye la barandilla ubicada en el paseo sino las de las diferentes rampas y escaleras que desciende hasta la playa, unos elementos que son diferentes en cuanto a su geometría y que por lo tanto necesitan moldes distintos para fabricarlos en la fundición. La zona de los Relojes tiene también su complicación porque se trata de un trazado curvo que debe confeccionarse también con unos moldes únicos para cada tramo lo que convierte la obra en «un trabajo realmente artesanal», según explicó Ramos.

En total se sustituirá la barandilla en 350 metros de paseo, aunque en realidad se colocarán 550 metros de nueva barandilla al incluirse los tramos que dan acceso a la playa. En total, serán 130 unidades (cada una tiene cinco circunferencias) con sus pilastras y zócalos de piedra caliza marmórea color 'gris Deva'.

En la actualidad están muy avanzados los trabajos del tramo entre los Relojes y la Perla. Quedan muy pocos huecos por sustituir e incluso se han colocado ya los tramos de las escaleras y de una de las rampas principales que bajan a la playa. Entre las unidades ya colocadas figura, en la zona de los Relojes, la que tiene el módulo central girado del revés, una singularidad mantenida desde hace un siglo -cuando cada módulo se soldaba de forma mecánica a los otros cuatro- que se ha reproducido ahora tal cual, lo que ha exigido hacer otro molde específico para esta pieza. Ramos indicó que para Navidades «toda la obra entre la Perla y los Relojes estará acabada», lo que permitirá disfrutar del paseo de la Concha sin vallado durante las fiestas. «Entre el 8 y el 21 de enero se trabajará en la otra rampa principal de bajada a la playa y a partir del 20 de enero se volverá a colocar el vallado en el paseo para terminar la zona que falta, la que va desde los Relojes al hotel Londres».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos