La reparcelación de un terreno en Berio reporta 1,1 millones al Ayuntamiento

Imagen virtual de la promoción Barandiaran Berri, en Berio. / AMENABAR
Imagen virtual de la promoción Barandiaran Berri, en Berio. / AMENABAR

La promoción privada Barandiaran Berri, a construir sobre el antiguo liceo, incluye 39 viviendas con piscina, gimnasio y otras zonas comunes

JORGE F. MENDIOLA SAN SEBASTIÁN.

Una operación urbanística de iniciativa privada en el barrio de Berio reportará al Ayuntamiento una importante inyección económica por diferentes conceptos administrativos. El proyecto Barandiaran Berri, de Amenabar, contempla la construcción de 39 viviendas de venta libre con piscina, gimnasio y otras zonas comunes, promoción que ha tenido que superar numerosos trámites de planeamiento en Ijentea.

El último lo aprobó hace unos días la Junta de Gobierno Local. En concreto, se trata de la reparcelación de los terrenos en los que se desarrollará la urbanización, donde se ubica el liceo Aita Barandiaran, sin actividad desde el traslado de los alumnos a otros locales de la ikastola Zurriola, propietaria de la parcela. El colegio será derribado para dejar paso a los nuevos pisos, pero antes los promotores deberán ingresar en las cuentas municipales algo más de 1,1 millones de euros.

Las cantidades exigidas para inscribir el proyecto de reparcelación -nueva división urbana del ámbito- en el registro son dos. La más elevada, de 823.000 euros, corresponde a la participación de la ciudad en las plusvalías generadas por la acción urbanística, que es de un 15%. La otra, de 338.000 euros, es en concepto de levantamiento de la carga dotacional.

Las obras podrían comenzar en noviembre y tienen una duración prevista de 24 meses

Hay que recordar que, al albergar un centro educativo, estos terrenos tenían una calificación no residencial, por lo que ha sido necesario redactar un plan especial para permitir la ejecución de las viviendas. Durante la tramitación del documento se presentaron varias alegaciones, entre ellas una del liceo Santo Tomás, cuya parcela es colindante a la afectada. Tras la valoración jurídica, arquitectónica y económica de las mismas, todas fueron desestimadas y el nuevo planeamiento recibió el refrendo definitivo del Pleno.

El 80%, vendido

Amenabar confía en que la próxima semana se apruebe en el Ayuntamiento el proyecto de urbanización, de modo que las obras podrían arrancar hacia el mes de noviembre. Tendrán una duración de 24 meses y, si las previsiones de la constructora se cumplen, las llaves de los nuevos pisos se entregarán a sus dueños a finales de 2019.

Las viviendas proyectadas son de dos tamaños. Las de dos dormitorios se ofertan desde 287.000 euros y las de tres, desde 333.000 euros. También hay garajes individuales cerrados desde 18.000 euros y garajes dobles cerrados desde 31.000 euros. Todos los precios son sin IVA. La promotora informa de que el 80% de los pisos están ya vendidos.

Uno de los atractivos de esta urbanización son los servicios comunitarios. Frente al edificio, de cuatro plantas de altura máxima y con forma de L, se instalará una piscina de adultos de 90 metros cuadrados, desbordante, con iluminación nocturna y cloración salina.

Los vecinos dispondrán de gimnasio equipado en la planta baja y txoko amueblado que hará las funciones de sociedad gastronómica. También habrá un espacio chill out de 45 metros cuadrados con suelo efecto madera y vistas a la piscina.

Para lograr la máxima calificación energética, el inmueble tendrá un diseño ecoeficiente con fachada ventilada, ventanales de doble vidrio con cámara de gas argón, iluminación led y detectores de presencia, punto de recarga de vehículos eléctricos, suelo radiante, aislamiento envolvente, caldera de condensación de alta eficiencia y placas solares.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos