El derribo del frontón, último paso para culminar la nueva plaza Arroka en Amara Viejo

Arriba, fotomontaje de cómo quedará la plaza sin el frontón. Abajo, imagen actual con la instalación deportiva. /
Arriba, fotomontaje de cómo quedará la plaza sin el frontón. Abajo, imagen actual con la instalación deportiva.

El concejal socialista Ernesto Gasco recuerda que fue la opción elegida por los vecinos, «que creará una nueva zona más verde y accesible». Se generará un espacio abierto, acorde con la nueva urbanización que se ejecuta en el barrio

DANI SORIAZU SAN SEBASTIÁN.

El lavado de cara que está viviendo Amara Viejo con el desarrollo de San Bartolomé dará un nuevo paso la semana que viene. El miércoles arrancarán las obras de derribo del frontón de Arroka y con ello se inicia el proceso de remodelación final de esta plaza. En lugar de la estructura deportiva se generará una ««zona de estancia diáfana, totalmente accesible, y verde que permita integrar el viejo y el nuevo barrio», en palabras del concejal socialista y teniente de alcalde Ernesto Gasco.

El Ayuntamiento ha aprobado esta misma semana la licencia para que se inicien las obras de demolición, tal y como pidieron los vecinos de este barrio en la votación popular que se celebró el pasado mes de marzo. La opción de eliminar el frontón contó con un 58,2% del total de votos emitidos, frente al 41,79% de aquellos que se inclinaban por la opción de reformarlo.

El PSE siempre se mostró partidario de la opción del derribo, ya que ello permitiría transformar la zona «en un lugar diáfano, con vegetación y taludes verdes, y completamente accesible gracias a escaleras y rampas que facilitarán la comunicación con la plaza Arroka», tal y como explica Gasco. Esta opción es la que «permite la entrada y salida de cualquier vehículo de emergencias y facilita que los vecinos pueden acercar en un momento determinado el coche al portal», añade.

Estos trabajos se enmarcan en el proceso de ejecución del nuevo San Bartolomé, la mayor operación de reurbanización y regeneración del centro de la ciudad con la construcción de medio millar de nuevas viviendas y el realojo de 174 familias a los que se derribó su casa. En los próximos meses comenzarán a construirse los últimos bloques de viviendas en la parte alta de esta promoción, que se entregarán a sus propietarios a principios de 2020.

Proceso participativo

Las dos opciones para la plaza Arroka pasaban por convertir el pequeño frontón en una plaza abierta acorde con la nueva urbanización que se ejecuta en el barrio o mantener el frontón y transformar la pared izquierda mediante un material de metacrilato para aportar luz natural al ámbito.

La primera alternativa fue defendida principalmente por los vecinos más próximos al frontón, cansados de botellones, pancartas y de la inaccesibilidad del lugar y fue asumida por el Departamento de Urbanismo en su propuesta de urbanización del conjunto de Arroka.

La segunda alternativa fue defendida por la asociación Amara Bai que logró que el alcalde, primero, y después el gobierno municipal impulsara una consulta ciudadana para decidir sobre la cuestión. El proceso de debate y votación fue organizado por el Departamento de Participación Ciudadana del Ayuntamiento.

Un total de 2.558 residentes de las calles San Roque, Lizarra, Salud, Autonomía, Arroka, plaza Easo, Amara, Alto Amara y plaza Arroka, mayores de 16 años, pudieron votar. La participación fue del 49,6%.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos