La regla de los cuatro regalos

Un niño disfruta con los juguetes que puede manejar de muy diferentes formas./
Un niño disfruta con los juguetes que puede manejar de muy diferentes formas.

Un donostiarra ha diseñado juguetes totales que son, además, evolutivos. Es mejor regalar un objeto que sea completo a cinco diferentes porque a partir del cuarto el niño ya no lo valora

VIRGINIA MELLADO SAN SEBASTIÁN

¿Ocho, diez, catorce? ¿Todo regalo es poco en época navideña para los pequeños de la casa? Para evitar el síndrome del niño hiperregalado -cuya consecuencia no es otra que los txikis no valoren cada paquete que abren y, mucho menos, su contenido- es recomendable seguir la norma de los cuatro regalos.

Esta norma se basa en que, una vez sobrepasados los cuatro regalos, da igual si el quinto bajo el árbol es una caja de cartón vacía. Ésta se puede convertir en el presente estrella después de tanta saturación ya que el exceso de regalos produce sobreestimación, perdida de ilusión, bajo nivel de tolerancia a la frustración, limita la fantasía y desarrolla antivalores. Pero, además, esta norma especifica la característica de cada uno de ellos, pretendiendo que abarque las diversas áreas de interés y desarrollo de los niños: un regalo que puedan usar, un regalo que puedan leer, un regalo de algo que necesiten y un regalo que deseen.

Regalos que el niño pueda usar son, por ejemplo, algo de ropa, zapatos, complementos, accesorios para la práctica de algún de deporte... En la categoría de lectura, actualmente el mundo del cuento infantil y juvenil ha evolucionado de manera espectacular hacia unas ilustraciones mágicas con especial hincapié en cuestiones tan importantes como la educación emocional; entre los libros más vendidos para niños a partir de 3 años está 'El Monstruo de Colores' de Anna Llenas, que ayuda a identificar las emociones; 'La Ballena' de Benji Davies, que señala la importancia del tiempo entre padres e hijos; o el 'Emocionario', un libro a partir de 9 años que enumera gran cantidad de estados de ánimo. En la categoría de algo que necesite se incluyen material escolar, productos de aseo, algún artículo para actividades extraescolares o, incluso, un instrumento musical que les haría ilusión tocar. Y, por último, un regalo que desee mucho es, normalmente, un juguete.

Juguetes 'made in SS'

El mundo del juguete también está evolucionando y cada vez más personas están en la sintonía de ofrecer a los niños juguetes de calidad, con valores, respetuosos con el medio ambiente y educativos. Entre estos se encuentra Dëna Toys, unos juguetes donostiarras creados por Roberto García, padre de dos hijos y diseñador. Roberto llevaba tiempo dándole vueltas a la idea de diseñar el juguete total para sus hijos. Se inspiró en los juguetes de madera, que considera portadores de valores creativos e imaginativos y, al mismo tiempo, estimuladores de la psicomotricidad. Finalmente lo consiguió, usando en su elaboración silicona platino, un material blando que permite morder el juguete, arrojarlo, pisarlo e incluso hornearlo sin problemas, convirtiéndolo en un juguete evolutivo de 0 a 6 años: un primer juguete que se puede morder, pasando por apilar, clasificar por colores e incentivar el juego simbólico hasta la última etapa, en la que su uso es en la cocina.

La conciencia y consciencia con los juguetes llega también al mundo digital, donde cuentas de Instagram como Juguetes Pedagógicos, gestionada por una donostiarra, recomiendan juegos de mesa cooperativos, mejor que competitivos; juguetes de madera como El Nan Toys, donde sus figuras de construcción de madera se abrazan y abogan por la diversidad, al igual que los Nins de Grapat, que crean minimundos con piezas sencillas de madera para que sea la imaginación del niño la que trabaje. También se pueden encontrar barajas de cartas que trabajan las emociones; bloques de construcción de corcho natural de Hory, respetuosos con el medio ambiente y ligeros; y calendarios semanales eternos de madera hechos a mano de Woodypekes, para ayudar con los eventos diarios de una manera autónoma. Todas ellas iniciativas de emprendedores que creen que, a través de los juguetes, también se aporta un grano de arena a nivel educacional, del niño y del mundo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos