Refuerzan el vallado de seguridad de las parcelas con amianto

El Ayuntamiento comenzó ayer a reforzar el vallado de los terrenos del entorno del polideportivo de Altza para evitar que puedan romperse los cierres y se pueda acceder a la zona precintada «como ha ocurrido en otras ocasiones», afirmó ayer el concejal de Urbanismo, Enrique Ramos. Un cable de acero con un perno impedirá el paso a las parcelas contaminadas y garantizará que no se traspasen los límites marcados. Las vallas estarán atadas a partir de ahora con cable de acero en sustitución de las cinchas de plástico que no suponían un obstáculo para los usuarios de las huertas cercanas. El nuevo vallado es «mucho más robusto, una especie de doble vallado para dar así una solución definitiva a posibles aberturas», afirma el delegado del PSE.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos