Ecoembes y la Fundación Cristina Enea impulsan el proyecto ONdakin

Con los materiales del proyecto. Txema Hernández, director de la Fundación Cristina Enea, con José Arrancudiaga, de Ecoembes-Euskadi./
Con los materiales del proyecto. Txema Hernández, director de la Fundación Cristina Enea, con José Arrancudiaga, de Ecoembes-Euskadi.

La iniciativa se desarrolla durante este curso en diversos centros escolares donostiarras

ELI KORTASAN SEBASTIÁN.

Comprender la importancia del reciclaje, conocer los distintos contenedores disponibles, aprender qué residuos depositar en cada contenedor y, en definitiva, sensibilizar a los más pequeños y sus familias sobre la necesidad de integrar en su día a día el reciclaje y la correcta separación de residuos es el objetivo principal de ONdakin.

Se trata de una iniciativa impulsada por la Fundación Cristina Enea y Ecoembes, organización medioambiental que coordina el reciclaje de envases en España. Ambas entidades suscribieron un convenio de colaboración en abril para llevar a cabo en los centros escolares este proyecto que también cuenta con la colaboración de la Mancomunidad de San Marcos.

El dato

30
Centros escolares participan en el proyecto para mejorar sus tasas de reciclaje.

Este curso se ha puesto en marcha una fase piloto en la que participa una treintena de centros escolares donostiarras. Tal como apuntan los impulsores de ONdakin, se persigue «formar y sensibilizar al alumnado y a sus familias como precursores de la mejora en la separación de residuos en diferentes ámbitos, y así incrementar las tasas de reciclaje». Durante esta fase piloto, alumnos y profesores reciben información y formación sobre la importancia de la recogida selectiva, sobre todo de los envases ligeros, que se depositan en el contenedor amarillo, y del papel y el cartón, que deben ir al contenedor azul.

El objetivo es conseguir que los centros escolares alcancen unas tasas de reciclaje cercanas al 100%. Eso sí, según afirman, «en algunos de ellos ya se estaba recogiendo separadamente la materia orgánica para compostarla en el propio centro gracias al proyecto Eskolan Konposta!»

Desde la fundación remarcan el carácter didáctico del material y actividades de ONdakin, lo que permite que los más pequeños interioricen de manera sencilla y natural la importancia del cuidado del medioambiente. Desde Ecoembes subrayan que en muchas ocasiones los niños «son quienes transmiten los principales valores de cuidado y respeto al medio ambiente en sus hogares» y que «es fundamental que sientan que forman parte de una misión en la que todos estamos inmersos».

Para mejorar las tasas de reciclaje y encaminar a los centros hacia un nuevo escenario de separación total de residuos, en la primera fase del proyecto se realiza un estudio de la situación del centro y se ofrecen las herramientas y soluciones que mejor se adaptan a sus necesidades. Tras el primer diagnóstico, se redacta un plan de mejora y se coloca el material para la recogida de residuos. Así, con el inicio del curso escolar comienza la fase de sensibilización dirigida a toda la comunidad educativa. Se han diseñado una serie de actividades didácticas, junto con su material, para el alumnado. De forma complementaria, se trabaja con todo el personal del centro escolar, docentes y no docentes, para aclarar dudas sobre cómo y dónde separar correctamente cada residuo. Además, el programa incluye un espectáculo didáctico dirigido a las familias.

La Fundación Cristina Enea incluye en su web un apartado sobre ONdakin en el que está disponible el material didáctico elaborado del proyecto y un completo glosario en el que poder consultar dónde depositar cada residuo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos