Hoy empiezan a poner multas los radares de García Lorca y Riberas de Loiola

Hoy empiezan a poner multas los radares de García Lorca y Riberas de Loiola

El dispositivo se activará de manera alterna entre las cajas colocadas en Federico García Lorca y Riberas de Loiola

EL DIARIO VASCO

Los conductores tienen que apuntar dos direcciones: Federico García Lorca, 9 y paseo de Riberas de Loiola, 14-18. Son las ubicaciones de dos nuevos radares fijos que, a partir de este martes, comenzarán a sancionar a los infractores. Bueno, en realidad será un solo cinemómetro que podrá estar en uno u otro punto y que al desconocerse su localización concreta tendrá un doble efecto disuasorio sobre los conductores.

Los nuevos radares no son del tipo mojón, sino que están colocados en altura, sobre un poste. El cajetín de Riberas de Loiola, es bien visible dado que tiene un color amarillo fluorescente.

La concejala de Movilidad, Pilar Arana, ha señalado en una nota que sendos aparatos son «radares multicarril capaces de medir la velocidad de cada vehículo, aunque vayan a la par, incluso de noche». Las ubicaciones de los nuevos cinemómetros se explican porque «un estudio de velocidades, volúmenes de tráfico y franjas horarias en zonas de mayor afluencia reveló que más de la mitad de los vehículos circulaban a una velocidad superior a la permitida» en estos puntos. En concreto, el 53,66% de los conductores que circulan por García Lorca supera el límite de velocidad, ya sean turismos (54,1%) o autobuses (49,1%). Pero lo más preocupante para el Departamento de Movilidad es que el porcentaje que rueda a más de 70 kilómetros por hora rebasa el 4%, tanto coches como autobuses.

Pilar Arana ha recordado que la colocación de estos aparatos ha sido profusamente reclamada por los vecinos de estas zonas que vienen denunciando en los últimos años la constante superación de los límites de velocidad.

Estos puntos se ubican, como la mayor parte de los cinemómetros, en accesos muy transitados de la ciudad. El de Federico García Lorca está colocado en la entrada al Centro desde la variante que viene de Irun (acera derecha). El segundo (en la acera izquierda) se ubica en la salida de la ciudad por el río en sentido hacia la variante o la Autovía del Urumea (entre los puentes de María Cristina y Mundaiz). En ambos puntos la velocidad está limitada a 50 kilómetros por hora.

Arana ha explicado que lo que se persigue es «el efecto disuasorio para que los conductores reduzcan la velocidad» y recordó que las sanciones pueden oscilar entre los 100 y los 600 euros, además de la pérdida de puntos en el carné.

Fotos

Vídeos