El radar de Federico García Lorca ya está en pruebas y empezará a multar en diciembre

El radar está ubicado a la altura del número 9 del paseo Federico García Lorca. / JOSÉ MARI LÓPEZ

Movilidad lo usará de forma alterna y sin previo aviso en la caja instalada en Riberas de Loiola. La concejala del PNV Arana considera que es la solución «más adecuada» a los excesos de velocidad y asegura que su objetivo es «más preventivo que sancionador»

JORGE F. MENDIOLASAN SEBASTIÁN.

El nuevo radar adquirido por el Ayuntamiento y que controlará la velocidad en los paseos de Federico García Lorca y Ribera de Loiola ya está en funcionamiento, aunque de momento en periodo de pruebas. No será hasta el mes de diciembre cuando el aparato empiece a sancionar los excesos cometidos por los conductores en estas dos vías de salida y entrada a la ciudad.

La concejala de Movilidad, Pilar Arana, explica que se trata de un equipo cinemómetro multicarril capaz de medir la velocidad de cada vehículo, aunque vayan a la par, incluso de noche. Tiene un coste de 58.000 euros y va montado en los cajetines sobre poste tipo nido de pájaro colocados en ambas calles.

En Federico García Lorca, el poste se encuentra a la altura del número 9, en el lado izquierdo de la calzada, junto al muro que separa la acera de las vías del tren. En el paseo de Ribera de Loiola, está en el lado derecho, en el parterre que separa la carretera del bidegorri, frente a los portales 14-18.

El aparato tiene un coste de casi 60.000 euros y un margen de error de un 0,02%

Dará servicio a dos viales de tráfico intenso que son salida y entrada a la ciudad

2.700 conductores fueron cazados el pasado año por los radares municipales

Aunque en principio los test se realizan en Federico García Lorca -que discurre en paralelo al río Urumea y ha visto multiplicarse el volumen de tráfico tras la apertura de la estación de autobuses de Atotxa-, los planes de Movilidad pasan por usar el radar de forma alterna y sin previo aviso también en Riberas de Loiola.

La elección de las calles no es baladí. A comienzos de marzo, el departamento que encabeza la delegada jeltzale realizó en Federico García Lorca un estudio que, durante una semana, recabó datos sobre las velocidades, volumen de tráfico y franjas horarias de mayor colapso y los resultados fueron reveladores. El 53,66% de los vehículos que circuló por esta calle superó el límite de velocidad de 50 kilómetros por hora, ya fueran coches (54,1%) o autobuses (49,1%). Pero lo preocupante es que el porcentaje de vehículos que rodaba a más de 70 kilómetros por hora rebasó el 4%, tanto coches como autobuses.

Las imágenes que capte el radar informarán de la fecha y hora de la medición, la velocidad del vehículo fotografiado, el sentido de la circulación y el carril concreto en el que se halla el infractor. Para evitar fallos y garantizar que las fotografías y mediciones mantengan la concordancia, el reloj del radar tiene un margen de error de un 0,02%, tal y como establecían los pliegos del concurso público para su suministro y mantenimiento, adjudicado a la empresa madrileña de seguridad ciudadana Tradesegur S.A.

Arana considera el radar fijo la solución «más adecuada» a los excesos registrados en estos viales. La opción de colocar cojines berlineses -ya en uso en otros puntos de la ciudad- u otros obstáculos de este tipo fue descartada porque perjudicaría el tránsito de los autobuses, que cada día circulan por centenares en Federico García Lorca.

Homologado y calibrado

El Ayuntamiento ha recibido ya la homologación preceptiva del Centro Español de Metrología (CEM), requisito para que la tramitación de las sanciones sea legal y al que esperaba Movilidad para poner en marcha el mecanismo. Una vez superada la fase de calibrado, acometida durante los meses de verano, el aparato está en la recta final de su preparación antes de conectarse al servidor donde se registran las infracciones y se expiden las multas, algo que sucederá en diciembre, según las previsiones del gobierno municipal.

Los datos

Radar fijo
Dará servicio de forma alterna a los paseos de Federico García Lorca y Ribera de Loiola.
Multicarril
El aparato puede medir la velocidad de cada vehículo, aunque vayan a la par, incluso de noche.
Multas
Las sanciones oscilan entre 100 y 600 euros, según la gravedad de la infracción.
Excesos
Más de la mitad de los vehículos que circulan por García Lorca supera el límite de 50 kilómetros por hora.

Arana asegura que la decisión de usar este nuevo aparato no es recaudatoria sino disuasoria: «Nos interesa más el aspecto preventivo que el sancionador», añadió. Los conductores deben ir olvidándose de correr en estas calles porque las multas por sobrepasar el límite pueden oscilar entre los 100 y los 600 euros, en función de la gravedad de la infracción cometida.

El radar fijo que dará servicio a Federico García Lorca y Riberas de Loiola se suma a los ya existentes en otros puntos de la red viaria del municipio como el paseo Doctor Begiristain o los accesos a Garbera, además del radar portátil que rota por las calles más conflictivas. El pasado año fueron cerca de 2.700 los conductores cazados a una velocidad mayor de la permitida.

Fotos

Vídeos