El puente de Astiñene reabrirá solo para peatones y ciclistas en un plazo de tres semanas

El puente de Astiñene reabrirá solo para peatones y ciclistas en un plazo de tres semanas
SARA SANTOS

Se reforzará la estructura para que también los vehículos puedan volver a utilizarlo hasta la construcción del nuevo puente

Xabier Garate
XABIER GARATESan Sebastián

El puente de Astiñene, que une los barrios donostiarras de Loiola y Egia, continuará siendo un problema para los vecinos de estas zonas ya que los técnicos que lo han estudiado estos días no aconsejan su apertura inmediata. El problema comenzó el pasado 22 de agosto, cuando se decidió su cierre, tras localizarse una fisura en uno de sus pilares.

El dictamen de los técnicos contratados por el Ayuntamiento de San Sebastián es claro: "fue acertada la decisión de cortar el tránsito de vehículos y peatones el pasado 22 de agosto ya que los movimientos acelerados de la cimentación han situado al puente en un nivel de seguridad incompatible con los requisitos reglamentarios". Eso se traduce en que el puente ha de permanecer de momento cerrado al paso de vehículos y peatones, así como la circulación de embarcaciones bajo sus bóvedas. Sin embargo, el mismo informe propone una solución para garantizar la inmovilidad de los pilares, hecho que permitirá así el paso de vehículos en un plazo aún no determinado.

El concejal de Mantenimiento y Vías Públicas, Miguel Ángel Díez, ha adelantado este viernes que con carácter inmediato se va a proceder a llevar a cabo los trabajos necesarios de acondicionamiento y refuerzo para que en un plazo de 2 o 3 semanas pueda reabrirse el puente al tráfico peatonal. De hecho, el dictamen enuncia una solución de atirantamiento de las bóvedas que permitiría el paso de peatones y ciclistas y habilitaría igualmente la navegación bajo el puente.

Más

Al mismo tiempo, el concejal Díez ha señalado que van a continuarse los trabajos de reforzamiento de las estructuras para que pueda reabrirse al tráfico de vehículos, al menos con paso restringido a un solo carril regulado mediante semáforos, en tanto se construye el nuevo puente proyectado.

Para ello, los técnicos autores del dictamen proponen una solución de "recalce de las cimentaciones mediante micropilotes, lo que aseguraría la inmovilidad de los pilares y, por tanto, una seguridad suficiente". Unos trabajos que requerirán de más tiempo, aún sin concretar dada los múltiples factores intervinientes, "y que en todo caso buscan una solución que garantice la total seguridad del puente".

Fotos

Vídeos