Próxima parada: Dolomitas

Miembros del Club Cicloturista Loiolatarra en una de sus etapas realizadas. / I. M. C.
Miembros del Club Cicloturista Loiolatarra en una de sus etapas realizadas. / I. M. C.

Miembros del Club Cicloturista Loiolatarra salen mañana hacia el norte de Italia | Realizarán 6 etapas por el 'paraíso' de los ciclistas, en un equipo que tiene 37 años de historia

IÑAKI MIGUEL CAMIO SAN SEBASTIÁN.

Al igual que hicieron en 2006 para celebrar sus veinticinco años de existencia, 16 miembros del Club Cicloturista del Deportivo Loyolatarra viajarán mañana hasta Dolomitas, Italia, para realizar seis etapas por el «paraíso» de los ciclistas, como ellos mismos dicen. Miguel Ángel Bravo, miembro fundador del club cicloturista, y que ha estado varias veces en Dolomitas -colindan con Suiza al oeste y Austria al norte-, está confeccionando las rutas. Otros se encargan de la logística. Estarán en Italia desde mañana hasta el día 24.

Para llegar a Dolomitas hay que retroceder en el tiempo hasta 1981, cuando «Jose Manuel Calderón y Ramón Burutaran me propusieron crear el club cicloturista», recuerda Miguel Ángel Bravo, «a lo que no dudé en decirles que sí». Miguel Ángel es un apasionado de la bicicleta de toda la vida. De los fundadores sólo queda él actualmente. «Por aquél entonces había muy pocos clubes por la zona. Al crear nuestro propio club loiolatarra confeccionamos el calendario de salidas, que se mantiene en la actualidad, de marzo a octubre. Hay salidas todos los domingos. «Al final de cada etapa, cada miembro sella su asistencia. En la actualidad al sellado asistimos 6 clubes en total: además de nosotros, el Club Ciclista Donostiarra, el Club Cicloturista Martutene, el Club Ciclista de Egia, el Zikuñako Ama de Hernani y la Sociedad Gurea de Altza», explica Jesús María Hospital, 'Xibiri', que se aficionó a la bicicleta hace unos 13 años.

Control de asistencia

«Para la organización es mejor juntarse varios clubes. El sellado sirve para llevar un control de asistencias de los cicloturistas de cada club. A final de año se hace una cena y al que más ha sellado se le da un premio especial. Nos encontramos cada domingo entre las 9 y las 11 de la mañana en el destino previsto en el calendario. La ruta la diseña cada club», dice Haritz Agirre, del Loiolatarra.

En su creación, el club estaba formado por 15 personas. En la actualidad son 45, y hay gente desde 17 a 67 años. «Además de muchos loiolatarras, también tenemos gente desde Usurbil hasta de Pasajes San Pedro», comentan, y añaden que «estas salidas no obligan a nadie». Las últimas etapas han tenido como destino Orendain, San Juan de Luz, Artadi, Guadalupe o Berastegi. Etapas que tienen en torno a 80 km de media. «El Club gestiona todas las licencias federativas», dice Xibiri. Pertenecer al Club cuesta 20€ anuales. Todas las etapas que se van realizando se pueden consultar en la página del Club Deportivo Loyolatarra (loiolatarra.org), en la sección de cicloturismo, donde constan todas las etapas desde 2008, muchas de ellas con una detallada crónica y siempre con documentación fotográfica.

«A cada etapa van un mínimo de una docena de personas, aunque la lluvia resta gente. De cinco años aquí cada año sella más gente, estadísticamente hablando» explica Bravo, lo que denota que cada vez existe más afición a la bicicleta. «Cuando empezamos, la gente salía los domingos, y algunos, un día más entre semana. Hoy en día la gente sale todos los días que puede», dice.

También afirman que el peligro en la carretera ha aumentado en comparación con años atrás, y donde ha empeorado categóricamente es en Francia. Al margen de las etapas de los domingos, cada uno entrena por su cuenta. En el caso de Miguel Ángel, entrena prácticamente a diario. Xibiri, 3 ó 4 días por semana. «La carretera de Goizueta es nuestra», ironiza. Haritz aprovecha los viernes y el fin de semana para hacer deporte, sea en carretera o en rodillo en casa. También hay que remarcar la ya tradición de celebrar el último día del año con una salida a Goizueta, que termina en «caldito, carne guisada y risas», dicen.

Etapas en Dolomitas

Casi todos los participantes en las etapas en Dolomitas viajarán en avión, mientras que una furgoneta partirá por carretera con las bicicletas y las maletas. Los primeros días se hospedarán en la localidad de Alleghe, en la provincia de Belluno, lugar en donde harán tres rutas de unos 100 km cada, una con ascensos de hasta 2.970 metros.

Después se trasladarán a la localidad de Morter, cerca de la frontera entre Austria e Italia, donde realizarán otras tres etapas. La quinta etapa, la que comenzará en San Leonardo In Passiria y recorrerá Moso-Passo Rombo, Valtina, Passo Giovo, Valtina, y San Leonardo In Passiria, «se presenta aparentemente como la más dura. Ronda los 97 Km, con un ascenso de 3.700 metros; aunque hay muchos otros factores como el clima, por ejemplo, que puede complicar cualquier etapa», explica Miguel Ángel Bravo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos