Los primeros teléfonos

Trabajadoras de la red telefónica municipal./KUTXATEKA
Trabajadoras de la red telefónica municipal. / KUTXATEKA
La calle de la memoria

Tal día como el de hoy se puso en marcha la línea telefónica San Sebastián-Madrid

DV

La noticia más antigua en la prensa donostiarra conservada en nuestras hemerotecas, referente al establecimiento del teléfono en nuestra ciudad, la encuentro en el 'Diario de San Sebastián' cuando el año 1881 se hace saber que el ministro del ramo había recomendado a la Dirección General de Telégrafos comenzar los trabajos para llevar adelante el proyecto de 'Unión Telefónica Vasca', presentado por el Ayuntamiento de Fuenterrabia, con el propósito de unir mediante una red de estaciones todos los pueblos de la costa, desde Fuenterrabia hasta Santurce.

La segunda referencia, fechada en 1883, se encuentra en 'El Urumea' y en ella se comenta que una población que ya estaba alumbrada con luz eléctrica necesitaba disfrutar «de ese medio de trasmitir la voz a larga distancia con la velocidad del pensamiento», dándose cuenta de que los señores Brunet habían satisfecho dicha necesidad instalando en su despacho principal de la Avenida de la Libertad donde «vese en el suelo una pequeña cajita que contiene pilas que producen fluido eléctrico que pasa por conductores a un pequeño pupitre con timbre, incrustado en la pared, que sirve de receptor de la voz».

A través de este artilugio «pueden hablar con su fábrica de Oria, siendo suficiente levantar dos hierros que son las trompetillas que se aplican al oído».

Los Brunet fueron los primeros en instalar un receptor en su despacho de la Avenida

El Ayuntamiento y el Gobierno civil se unieron con alambres colocados en Narrica, Alameda y Garibay

En el 85 'Diario de San Sebastián' comunicaba que la Dirección general de Correos y Telégrafos, «queriendo contribuir al desarrollo de todos sus gérmenes de prosperidad», cedería los alambres y aisladores necesarios para las líneas «a todos los pueblos de la provincia que no gocen de este rápido medio de comunicación, siempre que los Ayuntamientos se hagan cargo de los postes, aparatos y mobiliario».

En 1886 el teléfono llegaría a las calles de la ciudad colocándose alambres para la línea telefónica que uniría la Casa Consistorial con el Gobierno civil, a través de la plaza de la Constitución, calle Narrica, Alameda y Garibay. Paralelamente, se conocía la línea que unía San Sebastián con Pasajes, siendo los señores Cámara y Erquicia los primeros en adaptarla, «y que muy pronto funcionaría la comunicación con Irún».

Dos años más tarde se autorizó a Enrique Alonso y Saiz de Robles, director de la red telefónica de San Sebastián, para colocar en el tejado de la casa número 6 de la calle Hernani una torre destinada a estación central, y se subastaba la instalación y explotación de una red telefónica en la ciudad.

En 1889 cuenta 'El Guipuzcoano' que «ya son más de treinta, principalmente empresas, cafés y hoteles, los abonados al teléfono, siendo el Gobierno civil el único centro oficial que lo tiene establecido, aunque los obreros trabajan sin descanso para su instalación en las redacciones de los periódicos». Este mismo año la Compañía del Tranvía sustituía su línea telegráfica por una telefónica, y el 15 de septiembre se declaraba permanente el servicio de la Red Telefónica de San Sebastián.

El 20 de noviembre de 1890 se informaba que el ministerio de la Gobernación había aprobado la instalación de la Red Telefónica Oficial de San Sebastián.

Tal día como el de hoy, 9 de julio... de 1891, se realizaron, con notable éxito, las pruebas del tendido que permitiría hablar directamente entre Madrid y San Sebastián. «El acontecimiento -se escribió- es prodigioso» y «pondrá en contacto la central donostiarra con los ministerios y demás centros oficiales de Madrid».

Al día siguiente se afirmaba haberse completado la instalación aunque, «para que la voz tenga resultado satisfactorio, habrá que aumentar en un milímetro el diámetro del hilo». Se aumentó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos