Denuncian el «aspecto tercermundista» de la plaza de los Estudios de Amara

La accesibilidad al parque infantil es nula./
La accesibilidad al parque infantil es nula.

Critican las barreras arquitectónicas y los problemas estructurales del entorno, que afectan también a los garajes ubicados justo debajo. Vecinos de Amara Berri denuncian el abandono que sufre la plaza de los Estudios

DANI SORIAZU SAN SEBASTIÁN.

Los vecinos de Amara tienen argumentos de sobra para asegurar que la plaza de los Estudios, ubicada entre las calles Eustasio Amilibia, Balleneros y Felipe IV, «está dejada por parte del Ayuntamiento». Ubicada en una zona en la que los edificios no permiten casi la entrada del sol y con 45 años de vida a sus espaldas, los que la conocen denuncian que se trata de un lugar con importantes barreras arquitectónicas y fallos estructurales que afectan no sólo a la superficie sino también a los garajes que están ubicados justo debajo.

Lo primero que salta a simple vista es el alto peldaño y las escaleras sin pasamanos que hay que salvar para acceder a la estructura central en la que se encuentra el parque infantil. «La accesibilidad es nula, no invita a que los padres vengan con niños pequeños. Y ya ni hablemos de personas mayores», asegura Iñaki Olasagasti, presidente de la asociación de vecinos de Amara Berri. La superficie de la zona de juegos para niños tampoco está en condiciones para la diversión. Aunque los columpios, tobogán y demás estructuras están bastante nuevos, el firme no es regular y se forman bastantes charcos cuando llueve. Olasagasti recuerda que ha habido ocasiones en las que la zona se ha inundado cuando los dos pequeños sumideros existentes se han visto taponados o no han podido absorber todo el agua.

La limpieza tampoco es uno de los fuertes de este entorno. «Los operarios pasan a menudo, pero con sus máquinas, escobas, etc, no llegan a retirar el musgo ni las hierbas que crecen, lo cual estropea con sus raíces la impermeabilización de la estructura», señalan los vecinos en un informe que elaboraron en septiembre de 2016 titulado 'La realidad de la plaza de los Estudios en Donostia', de 64 páginas y en el que se detallan todos los problemas de este entorno. Entre ellos también destacan que las jardineras situadas alrededor de la acera no están cuidadas y que los setos que hay plantados se recortan «muy de vez en cuando». Todo ello otorga al lugar «el aspecto tercermundista que tiene en la actualidad», aseguran.

El gobierno municipal ha reservado 1 millón en el presupuesto de 2018 para regenerar este espacio

Y los achaques de la plaza continúan. Los vecinos aseguran que, a fecha de hoy, «la iluminación sigue siendo deficiente» puesto que «las farolas de la plaza son de luz naranja-amarilla, faltan algunas luminarias y que la oscuridad ha sido más notoria en los pasadizos cuando se han cambiadas las bombillas halógenas por leds. «Creo que no hace falta decir que ello conlleva que haya gente que no pasa por la plaza y prefiere rodearla, especialmente mujeres. Sabiendo el tipo de negocio nocturno que hay en la plaza -en referencia a clubs de alterne-, hace aún más difícil que la gente se sienta segura en la misma», se señala en el documento.

Asimismo, denuncian que tampoco se vigila el cumplimiento de la norma municipal que regula el uso de los vados y que tampoco hay suficiente vigilancia en cuanto a aparcamiento de vehículos. «Quizá se considere zona de escasa importancia, pero es parte del municipio y debe ser considerada como tal», exigen.

Problemas en los bajos

Además de los problemas en la superficie, el informe sobre la plaza también hace hincapié en los problemas de impermeabilización que afectan a los garajes subterráneos, donde se registran goteras desde hace más de 20 años. «Esto nos ha llevado a poner 'tejadillos' para que no se inunden los pasillos», aseguran los usuarios, que afirman que las humedades también han afectado «a la armadura del forjado, produciéndose roña que ha hecho romperse el hormigón de recubrimiento, dejando la misma al aire, continuando su oxidación».

Uno de los copropietarios de los garajes que es Ingeniero de Caminos también firma este informe vecinal en el que se describe que «el agua que llega a las jardineras no se drena y se va hacia la pared, que no impermeabilizaron y hace que el agua se cuela hacia dentro de los locales subterráneos». Según los vecinos y propietarios, debería ser el Ayuntamiento el que se hiciera cargo de las reparaciones pertinentes «ya que la negligencia del consistorio ha ocasionado casi todos los daños y nosotros hemos realizado muchos gastos por su culpa». En este sentido, ruegan a los responsables municipales que no actúen sin consultarles, ya que cualquier trabajo que lleven a cabo en superficie repercute en la estructura.

El ejecutivo local ha consignado una partida de 1 millón de euros en los presupuestos de 2018 para regenerar la plaza.

Fotos

Vídeos