La playa de la Zurriola solo es segura para el baño 30 días de la temporada de verano

Varios jóvenes se bañan en la playa de la Zurriola en una zona señalizada con bandera amarilla. / LOBO ALTUNA

Un informe de Fomento incide en los riesgos de este arenal y plantea medidas como disminuir la zona para los bañistas en base a las condiciones de la mar y sensibilizar sobre sus peligros

GARAZI REZABALSAN SEBASTIÁN.

Disfrutar de un baño tranquilo en la playa de la Zurriola no es fácil. De los 140 días que dura la temporada de playas, solo en 30 de ellos se dan las condiciones adecuadas para gozar de un chapuzón sin sobresaltos y sin poner en riesgo la seguridad del bañista. Así se desprende de un informe encargado por la Sociedad de Fomento y elaborado por el Instituto de Hidráulica Ambiental de la Universidad de Cantabria.

Del resto de días, 90 tienen las condiciones para un «baño peligroso» y 20 para «baños muy peligrosos en casi la totalidad de la playa». Los datos ponen de relieve los condicionantes que convierten a esta playa en la menos segura de las tres donostiarras. Además, según las conclusiones del informe, esta es una realidad ignorada por la mayoría de los usuarios del arenal. Por este motivo, el instituto recomienda no solo tomar medidas para rebajar su nivel de peligrosidad, sino también aumentar la sensibilización de los bañistas sobre sus riesgos e incluso acotar más la zona destinada al baño.

El estudio viene a reforzar las conclusiones que también pueden sacarse de los datos registrados anualmente por Cruz Roja. Solo durante el año pasado se realizaron 122 evacuaciones a lo largo de la temporada de playas en San Sebastián: 74 tuvieron lugar en la playa de Gros, 28 en La Concha y 20 en Ondarreta y la isla. Es decir, más del 60% de estas actuaciones se llevaron a cabo en la Zurriola.

Del resto de días, en 90 las condiciones son de «baño peligroso» y en 20 de baño «muy peligroso»

No hay que olvidar, además, que los datos de Cruz Roja no recogen la cifra de todos los rescates que se llevan a cabo en este arenal, ya que no se contabilizan los bañistas salvados por los propios surfistas, como ocurrió con un niño de la Donosti Cup el pasado día 5. Asimismo, esta playa requiere de una moto acuática permanente cuando hay corrientes de retorno, elemento que no es necesario en la misma medida ni en La Concha ni en Ondarreta.

Para conocer los riesgos y poder proponer medidas que incrementen la seguridad en la Zurriola, los expertos de IH Cantabria llevaron a cabo un estudio morfodinámico de este arenal, es decir, un análisis del movimiento de la arena a lo largo del tiempo que permite conocer sus patrones de comportamiento. Con esta información, opinan que sería oportuna una mayor acotación de la playa, prohibiendo el baño en sus zonas más peligrosas.

Para ello, recomiendan que sean los socorristas los que se encarguen de delimitar las zonas de baño cada día, teniendo en cuenta el nivel de la marea y de la altura del oleaje exterior. Actualmente, es la dirección de Costas -dependiente del Ministerio de Medio Ambiente- la que determina cuáles son los espacios destinados al baño y al surf para toda la temporada. Lo cual no impide que los miembros de Cruz Roja restrinjan de facto el acceso a ciertas zonas si las condiciones de la mar lo requieren.

Si la medida que propone IH Cantabria se llegara a aplicar, no gustaría a muchos que acuden a la playa de Gros, ya que en ocasiones se reduciría considerablemente el espacio para disfrutar del baño. De hecho, con los límites actuales, algunos habituales del arenal como María se quejan de que «cada vez hay menos playa para remojarse. Ya tenemos problemas para entrar todos ahora, si nos quitan más espacio, no sé que tendremos que hacer». En cualquier caso, tal y como indican desde el Ayuntamiento, son solo propuestas que todavía están en fase de análisis.

La playa en la actualidad está limitada en tres zonas. La zona este, que comprende 300 metros, está destinada a deportes acuáticos. La zona centro, también de 300 metros, es zona de baño. La última zona, que se encuentra en el lado oeste de la playa, en el lado del Kursaal, mide 225 metros. Por las mañanas, de 10 a 15 horas entre semana y de 10 a 12 horas los fines de semana, está destinada a escuelas de surf, pero una vez sobrepasado el límite de hora todo el área es de baño.

Una realidad ignorada

Atendiendo a los resultados del estudio, las quejas sobre los límites para bañarse en este arenal surgen del desconocimiento de muchas personas sobre el riesgo real de la playa. Aquellos que la conocen como la palma de su mano están de acuerdo con este punto. «Hay gente que cuando viene a la Zurriola se queja de la acotación para el baño, pensando que el motivo del límite de espacio somos los surfistas. Pero no es así, los socorristas, cuando restringen la zona es por la propia seguridad del bañista», explica el representante de las escuelas de surf de Donostia, Julen Larrañaga. Y añade que «no hay que alarmarse, pero tenemos que entender que una bandera verde en La Concha no es lo mismo que una bandera verde en la Zurriola. Muchas veces nos parece que las olas son pequeñas o que no hay, pero existen otras condiciones que hacen muy peligroso el baño».

Por este motivo, los expertos también hacen hincapié en fomentar la sensibilización de los usuarios de este arenal en torno a los riesgos del baño. Aconsejan colocar señales de advertencia en la playa, paneles informativos en el paseo, aumentar la cantidad de información proporcionada por los socorristas, fomentar la publicación de artículos de prensa sobre el asunto y la emisión de cuñas informativas en la radio, concienciando así a sus usuarios potenciales.

Más del 60% de los 122 rescates registrados el pasado año se llevaron a cabo en la playa de Gros

Con la mirada puesta en el futuro, IH Cantabria también propone medidas de seguridad para próximas temporadas. Destaca la necesidad de realizar levantamientos topo-batimétricos periódicamente -cartografía de los fondos acuáticos como si de un terreno seco se tratara- ya que supondría grandes beneficios para el bienestar de los bañistas. Desde 2009 no se ha vuelto a recoger ningún dato batimétrico de la playa de Zurriola y se necesitan resultados recientes para identificar con precisión las zonas de corrientes retorno, que son muy dinámicas.

Igualmente, sugieren la instalación de un sistema de video-monitorización de la playa y el desarrollo de un método operacional de caracterización de zonas peligrosas en tiempo real, siempre con el objetivo de evitar situaciones peligrosas para los bañistas y, si se diera el caso, actuar de manera inmediata.

Más

Fotos

Vídeos