Placer sin gluten en Donostia

Una amplia lista de opciones para deleitarse con la gastronomía local, sin riesgos para las personas celíacas

IÑIGO PUERTA

Uno de los mayores placeres de visitar San Sebastián es poder darse el gustazo de probar su gastronomía, tanto sentado en un restaurante, como a pie de barra en sus bares. En buena compañía sienta mejor. Si su cómplice en estas lides es una persona celíaca, es decir, intolerante al gluten, la cosa estaba realmente cruda hasta hace bien poco. Con el tiempo, ser celíaco está dejando de ser algo fuera de lo común y la prevalencia de la enfermedad se cifra en 1 de cada 100 personas. Muchos de los establecimientos que ofertan productos sin gluten han pasado por un periodo de sensibilización, conocen su gravedad y miman el cumplimiento de cualquier proceso en el que se pueda producir una indeseada contaminación cruzada. Es posible que en algunos sitios simplemente les digan que conocen la enfermedad. Una cosa es conocerla, otra bien distinta cumplir una serie de pasos de forma rigurosa para evitar cualquier desliz. No es broma, en personas sintomáticas las consecuencias pueden ser graves. Con un poco de esmero y formación por parte de los establecimientos hosteleros, regalar unos pedacitos de felicidad ya no cuesta tanto. El siguiente listado es solo un muestrario de algunos de los lugares en los que pueden encontrar opciones sin gluten. No son ni los únicos, ni los mejores, solo unas sugerencias para disfrutar su visita a Donostia. Aun así, ante cualquier posible cambio de regencia o personal, cerciórense siempre y avisen con antelación para evitar sustos.

Gandarias
1

Gandarias

Es una de las referencias gastronómicas de la Parte Vieja de Donostia. Un templo de la cocina vasca que se ha ganado una magnífica reputación a base de trabajo. Su sala de motores, las planchas y la cocina está permanentemente a toda máquina. No hay respiro. Ya sea por los fieles locales o por las ingentes tropas turistas, es difícil encontrar un hueco. Una vez allí, pidan la carta y avisen al camarero de que hay un celiaco a bordo. A pesar de su frenético ritmo no duden de su formación. Les ayudarán a relajarse y disfrutar. Una plancha exclusiva para celíacos lo garantiza. No dejen de probar su ‘champi’, el risotto de hongos, la brocheta de gambas, el pintxo de solomillo… o atrévanse a trinchar una chuleta a pie. La experiencia lo vale. La barra, antesala de un restaurante atendido de forma exquisita y agasajado con productos de primera con un tratamiento sencillo y perfecto, les hará viajar por los campos, mares y regadíos de Euskadi sin moverse del sitio.

Azkena
2

Azkena

Si algo representa a los lugares, son sus mercados. La Bretxa, el más insigne de Donostia, se sitúa en una de las arterias de la Parte Vieja, en su subsuelo. Una vuelta por sus puestos les llevará un rato. Vayan por su parte trasera y descubrirán un ‘txoko’ amable, una joyita para el paladar. Identifiquen su intolerancia y serán asesorados. El 90% de sus pintxos son sin gluten. Si pueden, déjense llevar por un menú en miniatura asequible, que culmina incluso con postre. La mejor forma de descubrirlo es reservar con antelación y avisar de su celiaquía. Un pequeño y acogedor rincón al lado del bar les espera. Siéntense, sorpréndanse y disfruten. Un bacalao confitado con calamar, una latita de anchoa marinada con tomate del país, berenjena con lomo adobado y crujiente de queso sobre arena de maíz…

Tenis Ondarreta
3

Tenis Ondarreta

Uno de los clubes deportivos más representativos de la ciudad esconde un elegante restaurante ubicado en un entorno privilegiado. Entre la playa de Ondarreta y el Peine del Viento, hay un refugio para los celíacos. La atención y el servicio es excelente. Su cocina, domina los fundamentos de la tradición vasca y tanto los menús de entresemana como el de fin de semana añaden refinamiento y nuevas ideas a sus platos diarios. Si optan por la carta, el arroz con almejas o una merluza rellena pueden estar en la lista. A pesar de su presencia, los precios son contenidos.

Kaskazuri
4

Kaskazuri

Allá donde la Parte Vieja linda con la furia del Cantábrico, en el Paseo Nuevo, una cocina fresca, trabajada, equilibrada y fotogénica se unen para menús razonables tanto al mediodía como por la noche de lunes a jueves. En su oferta nunca faltan opciones vegetarianas o sin gluten. Servicio fino y detallista.

Pollitena
5

Pollitena

Esto es pura cocina tradicional sin florituras a dos pasos del Boulevard, en un primer piso con encanto donde el trato familiar les hará sentirse como en casa de sus tíos. Un menú completo, donde no faltan los ingredientes típicos que pueblan las mesas en cualquier celebración. Además, a buen precio.

La Rebotika
6

La Rebotika

A pocos pasos de la calle Matía, calle principal del barrio del Antiguo, una nueva apertura es celebrada por celíacos y acompañantes. Un local coqueto, gustosamente ataviado y ambientado con música relajante, para disfrutar de completos menús del día, pintxos o arroces para compartir. Dominan con maestría lo tradicional a la brasa. Los que no sean celíacos deben probar su tarta de queso. Obligatorio. También se puede disfrutar en casa con su servicio ‘Take Away’ que se recoge in situ.

La Piazzeta de Gros
7

La Piazzeta de Gros

En el centro de Gros, a pocos pasos de la playa de la Zurriola, un local de corte minimal y terraza plácida, oferta cocina italiana sin gluten para darse ese capricho que tantas veces parece prohibido en un restaurante. Trato muy agradable.

Tedone
8

Tedone

En el barrio de Gros, apartado de calles abarrotadas, pero cerca del centro de la ciudad, un local oferta platos sanos y sabrosos de calidad, con origen ecológico en más de un 70% de sus ingredientes. Platos vegetarianos y pescados para disfrutar en un ambiente relajado mientras se mima la salud.

Bully
9

Bully

En el corazón de Aiete unas modernas instalaciones y terraza tipo ‘lounge’ para una oferta bien detallada en una carta sin gluten específica. Un sitio ideal para comidas ligeras basadas en unas sabrosas bochetas, picoteo o una buena hamburguesa.

Algorri Jatetxea
10

Algorri Jatetxea

De lunes a sábado una familia de arraigo zumaiarra ofrece menús del día variados, caseros y servidos con rapidez. Situado en el polígono de Zuhatzu, no tiene problemas de aparcamiento y aunque algo apartado del centro, es una opción excelente para el día a día a precios muy razonables.

La Cepa
11

La Cepa

Una de las referencias más antiguas de la Parte Vieja también abre su oferta gastronómica de su cocina a las personas con intolerancia al gluten. Bocadillos con su pan especial para disfrutar como el que más de su cocina tradicional de siempre.

Kukuarri
12

Kukuarri

El restaurante que alberga el Hotel NH Aranzazu en Ondarreta tiene una atención inmejorable y un jefe de sala excepcional. Opciones de cocina sin gluten rápidas, ligeras y nada desorbitadas que confluyen entre la tradición más respetuosa y la vanguardia. Cocina detallista con múltiples opciones, que se pueden construir al gusto, con terraza disponible.

Morgan Kompany
13

Morgan Kompany

En lo Viejo, apartado del bullicio, un local con regusto a galería de arte lleno de estilo, dibuja un ambiente desenfadado, aliñado con un trato muy amable y efectivo. Por un lado, platos llenos de imaginación, viajeros, que toman ingredientes y sabores de lugares exóticos. Por otro, bordan el buen trato al producto local desde la sencillez y el arte del emplatado. Una ventana al mundo. Un rincón estimulante donde el detalle para los celíacos es impecable. Repleto de menús asequibles y variados.

Ikaitz
14

Ikaitz

Sofisticado trato a la gastronomía vasca y al producto en general en el paseo Colón de Gros. No probar su arroz caldoso de bogavante con almejas es un pecado. La amabilidad y cercanía de su personal hacen de la experiencia un placer. Conviene avisar, pero su adaptación a las necesidades de los celíacos es estrictamente vigilada. No es barato, pero su relación calidad-precio es brillante.

Hotel Costa Vasca Barceló
15

Hotel Costa Vasca Barceló

(restaurante Ulía). La cadena Barceló es una garantía para los celíacos. Su atención y formación les convierten en referencia en este ámbito. Si a esto le unen una cocina de cara al público en un ambiente lujoso y platos delicados, que lindan entre la tradición vasca y la ‘nouvelle cuisine’, el éxito está asegurado.

Atari Gastroteka
16

Atari Gastroteka

En todo el meollo de la Parte Vieja, frente a la basílica de Santa María. Normalmente frenético y hasta los topes. Aun así, el Atari es capaz de tener una amplia oferta de pintxos y raciones sin gluten. ‘Si se quiere, se puede’ reza el dicho. El Atari es uno de esos sitios que demuestran que con unas normas básicas se puede hacer feliz a una persona intolerante al gluten y a su entorno. Busquen la banderita con el logo ´sin gluten’ en plena barra.

La Fábrica
17

La Fábrica

Amplia oferta de menús elaborados, en la calle Puerto, a pocos pasos del Muelle. Ambiente moderno, acogedor, con una oferta de menús degustación muy completos y copiosos que rinden homenaje al producto tradicional como la lubina o el bacalao. Presentaciones con gusto y buen trato.

Al i Oli
18

Al i Oli

Restaurante catalán en el barrio de Martutene, que con una parrilla en directo acerca su comida tradicional. Dispone de un menú del día cuidado, bien presentado y servido. Sorprendentes caldos poco conocidos y hasta se puede disfrutar de la liturgia de una ‘calçotada’. Un precio algo superior a la media, pero de calidad. Múltiples opciones sin gluten.

Comida rápida
19

Comida rápida

Es cierto que llegar a una ciudad como Donostia y decantarse por la ´fast food’ parece un sacrilegio, pero hay veces en los que por motivos de tiempo o por insistencia de los más peques de la casa, llegar y besar el santo, ayuda mucho. Varios locales de Telepizza, Burger King, McDonalds o Foster´s Hollywood entre otros, tienen disponibles opciones sin gluten. También existe la posibilidad de pasarse a una opción más cuidada y más cara en Holly Burguer, en plena Parte Vieja.

Grandes restaurantes
20

Grandes restaurantes

La paulatina sensibilización hacia una enfermedad hasta hace algunos años apartada de los fogones, ha conseguido que cada vez más hosteleros tengan en cuenta el poder adaptarse a estas necesidades. Con manos, sartén, utensilios limpios y algo de voluntad se puede ofertar algo socorrido sin problemas, pero llegar a Donostia y quedarse a medias no es una opción muy satisfactoria. Las posibilidades crecen y el aluvión de turistas provenientes de países donde la detección de la enfermedad es más común, obligan a una respuesta de la hostelería. Los restaurantes donostiarras están preparados en general ante cualquier adaptación de los menús, pero conviene avisar con antelación. Además de los templos de reconocimiento mundial, son numerosos los que rozan el olimpo de las estrellas Michelín, por lo que se les presupone una alta responsabilidad y exigencia. No duden en descolgar el teléfono y preguntar por sus opciones. Muchos restaurantes donostiarras no lo hacen público, pero su formación permitirá deleitarles sin riesgos. Pruébenlos, no se arrepentirán. Si tienen dudas, visiten la página oficial de la asociación de celíacos donde les darán unas pautas para que comer fuera de casa se convierta en un placer.

Fotos

Vídeos