Peña y Goñi y parte de Zabaleta serán declaradas zonas saturadas de bares

La calle Peña y Goñi se ha llenado de terrazas hosteleras tras su peatonalización. / USOZ

Fomento propondrá esta medida al tener ya una concentración de hostelería cercana a la de la Parte Vieja y aboga por liberar de esta condición a San Bartolomé

AINGERU MUNGUÍA SAN SEBASTIÁN.

La Sociedad de Fomento propondrá al Ayuntamiento incluir entre las zonas saturadas de hostelería dos calles de Gros como son Peña y Goñi y parte de Zabaleta, a la vez que defenderá que pierda esta condición la calle San Bartolomé. Así lo explicó el concejal Ernesto Gasco en el marco de la modificación de la Ordenanza Reguladora de la Ubicación de Establecimientos Públicos y Actividades Recreativas que tramitará el Ayuntamiento en los próximos meses y sobre la que se interesó ayer el PP en la comisión de Urbanismo.

La evolución comercial y hostelera de estas zonas en los últimos años empuja al Ayuntamiento a mover ficha para tratar de aprovechar, en unos casos, los vientos favorables para una deseada recuperación urbana y, en otros, para paliar los problemas que una excesiva concentración hostelera puede provocar en determinados lugares.

El caso San Bartolomé, la antaño conocida como 'La Zona', ha recibido peticiones de algunos sectores para impulsar su revitalización. La intensidad del ocio nocturno existente hace dos y tres décadas llevó a su declaración como zona saturada de hostelería en la mencionada ordenanza, junto a Reyes Católicos y el conjunto de la Parte Vieja. Hoy, sin embargo, la realidad es bien distinta con 30 establecimientos cerrados o inactivos (el 64% de los locales) y solo 17 con alguna actividad, según las datos de un estudio elaborado por Fomento.

En el Centro se trata de revitalizar la calle, y en Gros el objetivo es evitar el monocultivo hostelero

Si analizamos el conjunto del área funcional alrededor de esta calle -el triángulo formada por Easo, Zubieta y San Bartolomé-, se observa que de los 341 establecimientos comerciales del ámbito el 23,1% está cerrado o inactivo. El informe explica que hay dos factores que van a cambiar el panorama: el primero es la construcción de 4 hoteles -Catalonia, en el cerro de San Bartolomé; Zenit, en San Martín; el hotel boutique que el Londres abrirá en la calle Zubieta; y el hotel-albergue Intur en San Bartolomé-, y el segundo es la llegada de dos proyectos estratégicos, como son el Metro -con bocas de acceso en Easo, Loiola y hotel Londres- y el centro comercial de 8.000 m2 bajo el talud ajardinado de la cuesta de Aldapeta. Se trata de oportunidades de revitalización para una calle mortecina, a lo que podría ayudar de forma complementaria el levantamiento de su declaración como zona saturada de hostelería, según explicó Ernesto Gasco.

En el lado opuesto, está la situación de algunas zonas de Gros en las que los bares han surgido como setas. Es el sorprendente caso de Peña y Goñi y su cruce con Usandizaga que, al calor de la peatonalización y de las nuevas propuestas hosteleras, se ha puesto tan de moda que ha llegado a arrinconar al comercio tradicional. Así, la calle se ha colocado con un 34,9% de establecimientos de hostelería del total del terciario, igual que la media de la Parte Vieja (35,3%). Igualmente, el eje de calle Zabaleta (a partir de Gran Vía) en su cruce con Bermingham registra una densidad hostelera del 29,9%, cuando la de Gros en su conjunto es del 10,8%. Este crecimiento ha provocado, según el informe, efectos positivos como el incremento del empleo (+13,3%) y la configuración de una oferta hostelera «competitiva, innovadora y diversa», pero también ha provocado «el desplazamiento de parte de la actividad comercial» y da lugar a «dificultades de convivencia» con el vecino o el peatón, por lo que Fomento propondrá su inclusión en la ordenanza como zonas saturadas.

Fotos

Vídeos