Peña Ganchegui rechaza la instalación de una pasarela acristalada en el Peine del Viento

Peña Ganchegui rechaza la instalación de una pasarela acristalada en el Peine del Viento

Los herederos del artista califican la propuesta del Ayuntamiento de «gravísimo atentado» a la obra y reclaman una rehabilitación integral

JORGE F. MENDIOLASAN SEBASTIÁN.

El Archivo Peña Ganchegui ha manifestado su «opinión contraria a cualquier alteración de las singulares características materiales y espaciales con las que fue concebido» el Peine del Viento, incluida la pasarela acristalada propuesta por el Ayuntamiento para resolver los déficits de accesibilidad de este conjunto escultórico.

Los herederos del arquitecto muestran su convencimiento de que esta instalación supondría un «gravísimo e innecesario atentado a la integridad de esta obra de arte», diseñada como antesala de las esculturas de Eduardo Chillida. Aseguran que no han recibido «ninguna consulta» del consistorio en relación con las condiciones de accesibilidad de este espacio público y solicitan al departamento de Urbanismo que «concentre sus esfuerzos en restaurar la magistral intervención de Luis Peña Ganchegui, comenzando por retirar la barrera provisional en cuanto se verifique la viabilidad de la solución diseñada para la consolidación del estrato rocoso y continuando con el desarrollo de un plan de restauración integral que devuelva a esta obra la calidad espacial y material que la hizo merecedora del reconocimiento internacional».

El Archivo Peña Ganchegui argumenta que un proyecto arquitectónico que aborde con un «enfoque global» este elemento patrimonial y una propuesta de actuación «acorde a la singularidad de la obra» podría aunar su rehabilitación con una mejora de la accesibilidad «sin atentar contra su integridad».

Demandan una propuesta de actuación que sea «acorde a la singularidad» de la plaza

Urbanismo apuesta por «contrastar» el acceso adaptado, pero dice que es un «espacio público»

Según detallan, en sus 40 años de existencia, el revestimiento que conforma la plaza -y en concreto el pasillo longitudinal que discurre paralelo al mar, al pie del graderío- ha sufrido «alteraciones» que lo han ido «paulatinamente deteriorando». Este deterioro es achacado en parte al uso -fundamentalmente el tránsito peatonal, pero también de forma puntual el rodado- y en parte a la acción de la naturaleza, en una acción combinada de viento, lluvia y olas. En algunos casos, como la disposición de tapas de registro o la ejecución de «parcheos desafortunados», el desgaste viene motivado también por «actuaciones municipales», añaden.

Mejora de la accesibilidad

Por todo ello, la entidad que representa a los herederos de Luis Peña Ganchegui en la defensa de su legado considera que sería un «momento propicio» para plantear una actuación en clave de rehabilitación que «además de poner en valor la obra sin dañar su integridad aporte una mejora de la accesibilidad, una reivindicación que como ciudadanos compartimos y un objetivo que como arquitectos defendemos».

El concejal de Urbanismo, Enrique Ramos, afirma por su parte que la voluntad del gobierno municipal es «contrastar» y si es posible «consensuar» la solución a la falta de accesibilidad con la familia del arquitecto, si bien puntualiza que el Peine del Viento es «un espacio público, no propiedad de nadie en particular». Desde el archivo responden que al tratarse de una «obra de arte universal, trasciende el ámbito de decisión municipal, correspondiendo la defensa de dicho legado a toda la sociedad en general y a los titulares legítimos de los derechos de su autoría en particular».

Urbanismo ha pedido a Hacienda una provisión de entre 400.000 y 600.000 euros en el presupuesto de inversiones del Ayuntamiento en 2018 para abordar la ejecución de un acceso para personas con discapacidad, tal como demanda la federación Elkartu.

Fotos

Vídeos