El parking del futuro Garbera será subterráneo y no en altura para eliminar su impacto visual

Proyecto de ampliación de Garbera, con el aparcamiento de dos plantas bajo rasante y el nuevo edificio comercial. / UNIBAIL-RODAMCO
Proyecto de ampliación de Garbera, con el aparcamiento de dos plantas bajo rasante y el nuevo edificio comercial. / UNIBAIL-RODAMCO

El nuevo aparcamiento tendrá dos plantas y permitirá elevar a 3.600 el número de plazas del centro comercial tras la ampliación prevista

JORGE F. MENDIOLA SAN SEBASTIÁN.

La Junta de Gobierno Local aprobó ayer de forma inicial la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) referido al ámbito Garbera, un trámite cuya principal novedad reside en el aparcamiento del futuro centro comercial. La empresa Unibail-Rodamco, que gestiona el complejo, ha optado finalmente por sustituir el parking en altura de la propuesta original por uno subterráneo que elimine el impacto tanto visual como paisajístico del silo.

La superficie dedicada al estacionamiento en la ampliación de Garbera pasará de este modo de 80.000 a 71.490 metros cuadrados bajo rasante, repartidos en dos plantas. Esta infraestructura producirá «menor afección al entorno» y reducirá el impacto de la nueva estructura prevista para la superficie, que ampliará el edificio existente en 25.000 metros cuadrados y estará destinada a actividades económicas, según explicó el alcalde, Eneko Goia. La alineación del nuevo pabellón variará por la ubicación del aparcamiento subterráneo, que permitirá elevar a 3.613 el número de plazas a disposición de los clientes.

Desde la dirección de Garbera esgrimen razones de «sostenibilidad e integración del proyecto en su entorno natural» para justificar el cambio de modelo de parking. Al descartarse la idea del silo -que iba a construirse sobre parte del actual aparcamiento en superficie-, el centro comercial ampliado ofrecerá «un espacio libre mucho mayor, permitiendo disfrutar más de la propia arquitectura del complejo y de los espacios que le rodean».

Unibail-Rodamco prevé un incremento de la superficie comercial hasta los 62.000 metros cuadrados para 2019, en los cuales se incorporarán 65 nuevos comercios, una oferta similar a la actual pero incluyendo marcas que requieren de locales de notables dimensiones y que actualmente no los encuentran en la ciudad. La empresa gestora tendrá que abonar al Ayuntamiento 7,3 millones de euros por la operación -en concepto de cesión del 15%-, además de invertir otros 2 millones en la mejora de los accesos, que se concretarán en intervenciones en las rotondas del parque de Bomberos y el Polígono 27, así como en la adecuación del carril bici y otras mejoras del entorno. En el convenio con el consistorio también se establece que destinará una partida de 400.000 euros para colaborar en la promoción del comercio local. Habrá acciones de impulso del emprendizaje, apoyo a programas como Pop Up o DonostiaEkin de la Sociedad de Fomento y actuaciones específicas en los barrios más próximos a Garbera como Altza e Intxaurrondo, con el objetivo de potenciar el atractivo de ambas zonas como complemento del centro comercial. Estos 400.000 euros representan un incremento del 100% respecto a las cifras recogidas en el convenio anterior.

La ampliación del centro comercial será posible por una sentencia del Tribunal Supremo en 2015 que tumbaba la ley vasca de 2009 que limita la superficie máxima de este tipo de equipamientos en Euskadi. El Alto Tribunal consideró esta restricción en defensa del pequeño comercio contraria a una directiva de la Unión Europea. El fallo anulaba asimismo las determinaciones del PGOU de San Sebastián, aprobado por el Ayuntamiento en 2010.

Inaugurado hace dos décadas, por Garbera pasan al año 5 millones de personas, un 10% de ellas procedente de Francia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos