El Palacio Miramar solo será viable si una parte del edificio se destina a hotel

La parte del Palacio Miramar más cercana a Miraconcha se podría destinar para uso hotelero./USOZ
La parte del Palacio Miramar más cercana a Miraconcha se podría destinar para uso hotelero. / USOZ

Un estudio del Kursaal indica que una concesión turística lograría el equilibrio financiero. El informe de la sociedad que gestiona el palacio de congresos cree que el monumento podría complementar su oferta de eventos y reuniones

AINGERU MUNGUÍASAN SEBASTIÁN.

Un año después de que se abriera el 'melón' del uso futuro del Palacio de Miramar se empiezan a conocer los primeros frutos. Un estudio del Kursaal, a petición del Ayuntamiento y la Diputación -gestores de ambas entidades-, apunta que el emblemático edificio podría ser un complemento para eventos y reuniones 'premium' del palacio de congresos, también podría albergar una actividad museística, aunque la única actividad que lograría la viabilidad económica sería destinar una parte del inmueble a hotel mediante una concesión.

Este estudio preliminar se encargó por parte del presidente y vicepresidente del consejo de administración, Markel Olano y Eneko Goia, al gerente de la sociedad Kursaal para analizar las alternativas de uso futuro para el Palacio de Miramar. La salida de sus dependencias hace un año de Musikene abrió las incógnita sobre las funciones futuras del palacio. El Departamento de Cultura del Gobierno Vasco ha tomado la decisión de salir del consorcio que gestiona esta entidad -se formalizará en breve- y ahora la Diputación y el Ayuntamiento deben analizar qué hacer con este singular edificio, Monumento Histórico-Artístico de carácter nacional, y cómo lograr su viabilidad económica. En la actualidad, los Cursos de Verano de la UPV se imparten en sus dependencias y también tiene allí su sede Eusko Ikaskuntza, además de realizarse algunos eventos menores.

Complementarios

El estudio indica que el Palacio Miramar podría seguir manteniendo las actividades actuales «en confluencia» con el centro Kursaal porque se comparten socios y objetivos en ambas instituciones, se lograrían «sinergias», y los productos que ofrecen ambas instituciones -grandes congresos y pequeños eventos 'premium'- son «posicionables comercialmente de forma perfectamente complementaria». Sin embargo, la actividad vinculada a eventos «no alcanzaría el requerido equilibrio financiero», según concluye el informe repartido en el consejo de administración del Kursaal de esta semana. Por todo ello, se propone alquilar espacios a entidades o instituciones que quisieran establecer sus oficinas en el palacio (como Basquetour) y ceder «en concesión» una parte del edificio para una «actividad hotelera menor» y una actividad de restauración vinculada a los eventos que allí se organicen. Igualmente se apuesta por «promover el indudable valor patrimonial e histórico del edificio» mediante la restauración del mismo y el desarrollo de «una actividad museística-didáctica», como la que propone el proyecto encabezado por Lola Horcajo.

El Kursaal cree que se podrían mantener los actuales usos y potenciar otros eventos y reuniones

El consorcio que gestiona el palacio deberá decidir si apuesta por estas líneas de trabajo con otros estudios

Según este planteamiento, el hotel solo ocuparía la parte Este del palacio, la más próxima a Miraconcha, lo que en su origen fueron la Casa de Oficios, el Pabellón del Príncipe y las cocinas. El resto serían dependencias públicas para reuniones, eventos y la zona museística.

En el marco de estos estudios, se comprende mejor el proyecto municipal de ubicar un parking bajo los jardines del Palacio Miramar, dado que cualquier uso futuro de este edificio, desde luego si se desarrolla una actividad de hotel, requeriría de una infraestructura de este tipo. El Ayuntamiento hizo en verano un estudio de demanda para ver cuántas de las 210-250 plazas podrían interesar a los vecinos del Antiguo, lo que ayudaría a costear su construcción estimada económicamente en más de 5 millones de euros. El estudio de demanda arrojó un interés de 150 vecinos en 185 plazas.

Con estos datos, tendrá que ser ahora el consorcio que gestiona el Palacio de Miramar -compuesto por Ayuntamiento y Diputación- el que decida si encarga «un estudio en profundidad» para desarrollar la propuesta apuntada en este primer informe de la sociedad Kursaal, según explicaron fuentes de Alcaldía.

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos