La oposición tacha el presupuesto de «irreal» y reclama al gobierno «gestión»

La eliminación del viaducto de Iztueta contará con una partida plurianual de casi 4 millones hasta 2020./
La eliminación del viaducto de Iztueta contará con una partida plurianual de casi 4 millones hasta 2020.

EH Bildu, PP e Irabazi critican la incorporación de «viejas partidas» sin ejecutar de años anteriores y la «pérdida de peso específico» de las políticas sociales

JORGE F. MENDIOLASAN SEBASTIÁN.

Los tres grupos de la oposición del Ayuntamiento donostiarra criticaron ayer los presupuestos para 2018, un proyecto que calificaron de «irreal» y reflejo de la «incapacidad de gestión» del gobierno municipal.

EH Bildu denunció que Eneko Goia es «el alcalde que más dinero tiene para invertir pero que menos invierte». El concejal Josu Ruiz recordó que «dos de cada tres euros para inversiones en 2017 no han sido tocados», dato ante el que se preguntó «cuántos de esos 111 millones que se anuncian se van a utilizar el próximo año».

Según detalló el edil abertzale, «para 2017 se presupuestaron en el capítulo de inversiones 78,3 millones de euros, pero a fecha 31 de octubre el ejecutivo local solo ha dispuesto de 26,5 millones, es decir, exactamente un tercio de lo previsto».

Como ejemplos de esta práctica destacó, entre otros, el polígono de Eskuzaitzeta, que «este año tiene un presupuesto de 8,7 millones de los que únicamente se ha dispuesto uno», o el puente de Astiñene, que con una partida de 1,75 millones sin ejecutar «está cerrado mientras crece el descontento de los vecinos de Loiola y Egia con la gestión municipal».

EH Bildu aseguró que «por tercer año consecutivo el presupuesto para las políticas sociales vuelve a bajar con respecto al presupuesto general», ya que representa un 6,17% del total frente al 6,63% de 2015.

Por parte del PP, la portavoz Miren Albistur definió el presupuesto de «muy importante», con «nada menos» que 445 millones de disponibilidad económica. «El problema obviamente no es el dinero: el problema es de gestión y falta de impulso a los proyectos», advirtió la concejala popular, quien lamentó que en las previsiones para 2018 se incorporen partidas para «una serie de obras muy necesarias para la ciudad que no se ejecutan en tiempo y forma», algo que a su juicio «deja mucho que desear».

Proyectos que «se acumulan»

Albistur puso como ejemplos de proyectos «que se van acumulando» la reurbanización de Sagüés, la eliminación del viaducto de Iztueta, los ascensores de Larratxo y paseo de Heriz, el polideportivo de Altza, la peatonalización de Blas de Lezo y Triunfo, la rampa mecánica de Virgen del Carmen o el campo de hockey hierba.

Desde Irabazi, Amaia Martín afirmó que el gobierno municipal «juega al ilusionismo con el anuncio de gastos que no termina de ejecutar». La portavoz de la plataforma compuesta por Ezker Anitza-IU, Equo e independientes manifestó que hay partidas de ingresos que son «viejas conocidas ya que se incorporan año tras año a pesar de que no se llegan a ingresar: la venta de parcelas en Belartza II, en Basozabal, el Oncológico o la venta de garajes de Atotxa».

Sobre los ingresos, Martín mostró su «sorpresa al ver que no hay ni un euro previsto por la venta de Illunbe, ni para 2018, ni para años posteriores», lo que lleva a su grupo a preguntarse «si definitivamente no se va a materializar la venta de este espacio que tantas páginas de periódicos ha llenado». Irabazi lamentó también la «pérdida de peso específico» de capítulos como políticas sociales, educación, cultura o medio ambiente.

Más

Fotos

Vídeos