Gipuzkoa, a merced del viento

Las fuertes rachas provocan la caída de árboles y rompen las amarras de un yate y un gabarrón en Donostia

DV

El viento se ha erigido en protagonista en los dos últimos días. Las fuertes rachas registradas, que en algunos puntos de la costa han rozado los cien kilómetros por hora, han mantenido en vilo a los cuerpos de bomberos.

En Donostia, las inclemencias meteorológicas provocaron medio centenar de incidencias, entre las que destacaron la caída de árboles de grandes dimensiones, si bien ninguna de ellas causó heridos. Las complicaciones comenzaron ya el miércoles. Según fuentes del Ayuntamiento de la capital, un árbol que se derrumbó alrededor de las 19.00 horas sobre la calle Bertsolari Txirrita, en el barrio de Altza, causó destrozos en un vehículo. Tres horas después otro árbol se precipitó en el paseo de Ulía sobre un cable de alta tensión lo que provocó la actuación de bomberos, Guardia Municipal y técnicos de Iberdrola, aunque no tuvo repercusiones en el suministro de electricidad de la zona.

El viento provocó también la caída de cascotes en la calle Enbeltrán, en la Parte Vieja, y causó el corte de varias carreteras de la ciudad así como el desplazamiento de contenedores y otras incidencias menores.

Para hoy se anuncian cielos muy nubosos y también se esperan chubascos

En aguas de La Concha, la combinación de las fuertes rachas y la mar de fondo, hizo que una de las embarcaciones que permanecen fondeadas rompiera amarras y terminara encallada en la playa.

El aviso fue dado a primera hora de la mañana por Salvamento Marítimo. Dos lanchas con seis voluntarios de la Cruz Roja acudieron al lugar. Las asistencias llegaron a las 7.15 horas, si bien el yate no pudo ser retirado hasta que la marea subió lo suficiente como para que pudiera flotar, según informaron desde la Cruz Roja. Posteriormente, el barco fue remolcado al puerto. En el momento de la rotura de los amarres, no había nadie en el interior de navío.

Las adversas condiciones hicieron también que uno de los gabarrones de la bahía rompiera el enganche y terminara también en la playa. Al igual que lo sucedido con la embarcación, la plataforma flotante fue retirada del arenal.

Vuelos desviados

Fuentes de Aena informaron de que, debido también al viento, dos vuelos procedentes de Madrid que debían aterrizar en el aeropuerto de Hondarribia fueron desviados a Pamplona. En el aeropuerto guipuzcoano, la racha máxima fue de 60 kilómetros por hora.

En Igeldo, el viento sopló con mayor virulencia y en el observatorio se registraron 68 kilómetros. El día anterior se alcanzaron 87 kilómetros, si bien en otras zonas expuestas de la ciudad llegaron a los 95.

Los pronósticos no son precisamente favorables para las próximas horas. Para hoy se anuncian cielos muy nubosos y chubascos, según Euskalmet. La lluvia remitirá por la noche en el interior, pero seguirá lloviendo en la costa. El viento será del suroeste por la mañana, del noroeste y más intenso por la tarde. Habrá rachas fuertes en el litoral y mala mar. Las temperaturas serán otoñales.

Mañana, el día será gris y lluvioso en toda la vertiente cantábrica, especialmente en el Este, donde las precipitaciones serán constantes y abundantes. En la mitad sur la lluvia será más débil y ocasional y se abrirán algunos claros. Al final de la jornada las precipitaciones irán a menos en el sur y en el oeste, en el noreste seguirá lloviendo, aunque de manera más ocasional.

48 incidencias

se registraron en Donostia como consecuencia de las fuertes rachas de viento, entre las que destacaron la caída de árboles de grandes dimensiones, si bien ninguna de ellas causó heridos. En el mar, un yate rompió amarras en y terminó en la playa de La Concha. Lo mismo le sucedió a un gabarrón.

Más

Fotos

Vídeos