Los aparcamientos del centro se dejan 200.000 clientes al año

Turismos en cola para acceder al parking subterráneo de Okendo, el que más clientes ha perdido (-21%) en los diez últimos años. / LOBO ALTUNA
Turismos en cola para acceder al parking subterráneo de Okendo, el que más clientes ha perdido (-21%) en los diez últimos años. / LOBO ALTUNA

La duración media de la estancia de los vehículos se ha reducido 10 minutos en una década. La edil del PNV Arana destaca que los de Easo y plaza de Cervantes son los únicos parkings de gestión municipal en los que se ha incrementado el número de usuarios

JORGE F. MENDIOLA SAN SEBASTIÁN.

Los aparcamientos públicos en régimen de rotación del Centro pierden usuarios de forma progresiva. Desde 2008, los parkings subterráneos de Boulevard, Buen Pastor, Okendo, plaza de Cervantes y Easo han sufrido una caída media de casi un 7% en el número de vehículos, una tendencia a la baja de la que únicamente se libran estos dos últimos con aumentos de un 11% y un 5%, respectivamente.

En total, los cinco estacionamientos de gestión municipal se han dejado en una década 209.901 clientes anuales, dato que según la concejala de Movilidad, Pilar Arana, refleja un cambio en los hábitos de los conductores.

«El sistema de aparcamientos subterráneos del que disponemos provoca que todo el que llega en coche a la ciudad vaya hasta el Centro, pero cada vez hay más personas que se decantan por el transporte público para ir, por ejemplo, al Boulevard. Es una buena noticia», subraya la delegada del PNV, quien confía en que la construcción de la pasante del Metro permita ahondar en esta línea y eliminar más turismos de las calles.

El parking del Boulevard es el que más usuarios tiene pese a no ser el que mayor número de plazas ofrece (383) ni el más barato. Cerró 2017 con 541.716 coches recibidos, 96.000 menos que hace diez años, lo que supone un descenso de un 15%.

Okendo, con 748 rayas, ha sufrido la caída más fuerte (-21%) y desde 2008 ha perdido 112.965 clientes anuales. Y el Buen Pastor (384), con 426.980 usuarios el pasado curso, baja un 11,8% en una década.

Plaza de Cervantes, ampliado en 2011, mantiene el tipo frente a la tendencia generalizada del sector en la capital guipuzcoana y suma 48.068 vehículos más que en 2012, cuando se pudo computar un ejercicio completo con las 669 plazas disponibles. En Easo, donde hay espacio para 146 coches, cuentan con cerca de 10.000 clientes al año más que en 2008.

La pérdida de usuarios afecta asimismo a otros aparcamientos públicos de Gros y Amara. El Txofre (465) se anota una bajada de un 13,91% en este periodo y Pío XII, con 339 plazas y 113.886 accesos en 2017, cae un 15% en la última década. La excepción en los barrios es la plaza de Cataluña (456 rayas), que incrementa su uso un 36% desde la reforma de 2011 hasta alcanzar los 385.650 vehículos el curso anterior.

La duración de las estancias también se recorta. En concreto, los usuarios de los parkings del Centro aparcan 126,6 minutos de media, 10 minutos menos que en 2008. En este capítulo, Pío XII parece ir a contracorriente y se adjudica la única subida: sus clientes están ahora 3 minutos más que entonces.

Tres zonas tarifarias

En Donostia existen tres zonas diferenciadas con su correspondientes tarifas. En la llamada zona especial, la más cara, se encuentran los parkings de Boulevard, Okendo, Cervantes, Kursaal y San Martín. En la zona roja están Buen Pastor, Easo, Txofre, plaza de Cataluña, Atotxa y estación de autobuses. Y la zona verde, la más económica, incluye Pío XII, Arcco, Antiguo Berri y los aparcamientos disuasorios de Illunbe y Zuatzu.

Precisamente, el departamento de Movilidad trabaja en fórmulas para hacer más atractivos estos y otros estacionamientos periféricos y conseguir que el próximo verano no se repitan los problemas de la pasada temporada estival. Arana se muestra «crítica con el comportamiento humano» y advierte de que «aunque pongas aparcamientos disuasorios y transporte público gratis, quien viene con la idea de entrar hasta el Centro con el coche, lo hará». La edil jeltzale espera poner en marcha antes de que concluya la legislatura una prueba piloto en el paseo de Bizkaia con cámaras que identifiquen matrículas y desvíen a los turistas hacia barrios menos saturados de tráfico.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos