Las obras contra las inundaciones en Martutene inician la segunda fase en 8 meses

La margen derecha del río se trasladará entre 20 y 25, metros entre el puente de Martutene (en la foto) y el del polígono 27, en la segunda fase de las obras. / LUIS MICHELENAGráfico
La margen derecha del río se trasladará entre 20 y 25, metros entre el puente de Martutene (en la foto) y el del polígono 27, en la segunda fase de las obras. / LUIS MICHELENA

Los trabajos doblarán la sección del Urumea por la margen derecha hasta el polígono 27. Arriola anuncia que un tanque de tormentas en Apostolado acabará con los problemas en esta zona cuya cota de urbanización es inferior a la del centro de la ciudad

AINGERU MUNGUÍA SAN SEBASTIÁN.

Martutene ya respira tras finalizar la primera fase de las obras contra las inundaciones del Urumea. El consejero de Medio Ambiente del Gobierno Vasco, Iñaki Arriola, anunció ayer que la segunda fase del ensanchamiento del cauce del río se iniciará a mediados del año que viene y finalizará en 2020 gracias a un presupuesto de 16,8 millones de euros, una mejora que eliminará por completo los riesgos en el barrio y que también ayudará a mitigar los problemas aguas arriba.

Era un buen día para presentar la segunda parte de un plan que ya permite a los vecinos del barrio dormir sin incertidumbre. El frío, el viento y la lluvia se unieron a la cita prevista en la margen derecha del Urumea, sobre el nuevo tanque de tormentas y cerca del nuevo puente. A Iñaki Arriola le acompañaban el alcalde, Eneko Goia, el primer teniente de alcalde, Ernesto Gasco, el concejal de Obras y Proyectos, Enrique Ramos, y el director de la Agencia Vasco del Agua (URA), Ernesto Martínez de Cabredo, quien ofreció las explicaciones técnicas de lo realizado hasta ahora y de lo que resta para completar la obra.

La actuación en Martutene se enmarca en un plan más general sobre la cuenca del Urumea que incluye catorce intervenciones para reducir el riesgo de inundaciones. El presupuesto de la primera fase de las obras en este barrio ha ascendido a 19 millones de euros, financiados en parte (como en la segunda fase) con aportaciones del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder).

En total se va a actuar sobre 1.370 metros del río (800 en la primera fase y 570 metros en la segunda) mediante un ensanchamiento de su cauce para ganar en capacidad hidráulica, un factor fundamental para evitar el desbordamiento en momentos de crecidas. Así, el cauce a su paso por Martutene va a pasar de 25-30 metros de anchura a 50 metros en todo su recorrido. En la primera fase esto ha implicado la construcción de una nueva pasarela peatonal a la altura de las viviendas de Virgen del Pilar y un nuevo puente en sustitución de las anteriores infraestructuras. Además, se ha construido un tanque de tormentas en la margen derecha, junto a la calle Artolategi, y se ha sustituido la conducción aérea de abastecimiento de agua del Añarbe por otra bajo el cauce del río.

En la segunda fase el planteamiento es el mismo: proceder a ensanchar el cauce entre el nuevo puente de Martutene y el que da acceso al polígono 27 (570 metros) mediante una actuación que se llevará a cabo fundamentalmente en la margen derecha. En esta fase no será necesario sustituir ningún puente ya que el que comunica con la zona industrial tiene una longitud de 52 metros. Lo que sí incluye la última fase de trabajos es una importante renovación de la red de saneamiento del Añarbe y también intensas labores de excavación (sin dragar el río) para eliminar 120.000 m3 de tierras. El nuevo área que ocupará el río al finalizar los trabajos (2020) conllevará el traslado de varias actividades económicas ubicadas en la margen derecha, como el concesionario Vertiz. El Ayuntamiento ya ha iniciado los trámites expropiatorios de estos terrenos por si no se llegara a un acuerdo económico con los propietarios.

Uno de los elementos fundamentales de la nueva fase de obras será la construcción de un tanque de tormentas en la zona de Apostolado que permitirá acumular las aguas pluviales sin inundar el barrio en los momentos de crecida del río. Este lugar es «una zona muy vulnerable» a las inundaciones (hubo graves daños en las avenidas de 1983 y 2011) dado que su cota de urbanización es de 4,00 cuando seis kilómetros aguas abajo, en el centro de la ciudad, la cota es de 6,00, según explica la memoria del proyecto. Las obras, que incluirán una nueva estación de bombeo de aguas fecales, harán realidad sendos paseos por las dos márgenes del río hasta el polígono 27.

El consejero Arriola señaló que la actuación en Martutene es «una de las obras más importantes de Euskadi en materia de regulación hidráulica» y explicó que al proyecto de la segunda fase solo le falta la declaración ambiental para sacar las obras a licitación. Los trabajos se iniciarán a mediados del año que viene, según indicaron fuentes del Departamento de Medio Ambiente. Goia agradeció el compromiso del Gobierno Vasco y de URA con esta «obra necesaria» y felicitó a los trabajadores por una ejecución «ejemplar» de los trabajos ofreciendo información y solventando dudas al vecindario siempre que ha sido necesario.

Más

Fotos

Vídeos