Dos nuevos puentes arrancan en 2018

Imágenes del futuro puente de Espartxo que unirá Txomin Enea con Uba sin apoyos en el río y mediante un singular diseño.
Imágenes del futuro puente de Espartxo que unirá Txomin Enea con Uba sin apoyos en el río y mediante un singular diseño.

Los diseñadores de los puentes quinto y sexto también firman los de Astiñene (Egia) y Espartxo (Txomin). El paso entre el nuevo barrio y Uba tendrá un singular diseño en el que las aceras se independizarán del núcleo central formando pasarelas laterales

AINGERU MUNGUÍASAN SEBASTIÁN.

Dos modernos puentes van a sustituir a los viejos pasos de Egia (Astiñene) y Txomin Enea (Espartxo). Con los permisos de Costas en la mano, los proyectos sobre la mesa y la financiación asegurada, el Ayuntamiento ha comenzado los primeros trámites para sacar a licitación estas infraestructuras cuyos diseños son obra de los equipos de ingeniería que proyectaron los puentes quinto (Lehendakari José A. Agirre) y sexto (de la Real Sociedad o antiguo Puente de Hierro).

El mal estado del puente de Egia ha terminado por acelerar la construcción de dos puentes. Los desplazamientos de varias pilastras en el paso entre Loiola y Egia ha recomendado cerrarlo provisionalmente al tráfico mientras se arbitra una solución, al menos para reabrirlo a las circulaciones peatonales y ciclistas. Para que el tráfico rodado pueda reanudarse pasarán meses dado que es necesario reforzar con micropilotes toda la estructura. Durante la crisis por el cierre del puente, el Ayuntamiento denunció que llevaba más de un año esperando los permisos de Costas para la construcción de los nuevos puentes de Astiñene y Espartxo, unas autorizaciones que han llegado formalmente esta semana al consistorio.

Las nuevas plataformas responden a la necesidad de reducir los obstáculos hidráulicos en el río. El viejo puente de Egia tiene siete apoyos sobre el Urumea y el de Espartxo dos. Los futuros puentes tendrán solo dos apoyos en el primer caso, y ninguno, en el segundo. Además, las nuevas infraestructuras tendrán un diseño y unas dimensiones acordes con el tráfico y los nuevos usos que incorporarán (amplias aceras y bidegorri). Y en el caso del puente de Txomin Enea el nuevo paso responde, además, a la necesidad de acomodarse a la urbanización que emerge del nuevo barrio en construcción, lo que exigirá subir su cota más de un metro.

Ramos: «Se han iniciado los trámites de licitación de sendos puentes, que se abrirán en 2019»

Los nuevos puentes, que se espera estén en construcción en el primer semestre del año que viene, comparten una curiosidad: ambos han sido proyectados por equipos de ingeniería que ya han trazado otros puentes en la ciudad. El de Egia ha sido diseñado por la UTE formada por LKS, S.Coop y la ingeniería Zero S.L, firmas que proyectaron el puente Lehendakari José Antonio Agirre (quinto puente). El que enlazará el nuevo Txomin con Uba ha sido dibujado por Arenas & Asociados, un equipo que ganó el concurso para sustituir el viejo Puente de Hierro (hoy de la Real Sociedad).

El futuro puente de Espartxo tiene la particularidad de contar solo con una pila, que no se apoya en el agua sino en la margen izquierda, «para no interferir en el cauce del río», según explican sus autores. Su diseño se configura como «un volumen escultórico en hormigón con núcleo metálico y superficies alabeadas que además mejoran el perfil hidráulico en caso de avenida». La nueva estructura tendrá una longitud de 59,4 metros, una anchura de 18,3 metros, y su característica más singular en planta es la separación de las aceras del núcleo central (calzada) hasta «independizarse del tablero mediante sendas pasarelas laterales». La acera aguas abajo será de 4 metros de anchura y la de aguas arriba de 5,5 metros para incluir un bidegorri de 2,5 metros. El puente se construirá pegado al actual, que se demolerá al finalizar la obra.

Datos

Puente de Espartxo.
Unirá Txomin Enea con Uba. No tendrá pilas en el río. Sus aceras se independizan del tablero central al llegar al nuevo barrio. Coste: 2,5 millones de euros.
Puente de Astiñene.
El primer puente de trazado curvo de la ciudad para unir Egia y Loiola. Tendrá solo dos apoyos en el río (ahora siete) y se construirá unos metros más abajo. Coste: 2,75 millones de euros.

El paso de Astiñene será el primer puente curvo de la ciudad, pues resolverá mediante una 'S' la comunicación entre la calle Egia y Sierra de Aralar. El puente se construirá unos metros río abajo respecto al actual paso y solo tendrá dos apoyos sobre el Urumea. Su aspecto cambiará totalmente y su anchura casi se doblará. De los dos carriles actuales y una estrecha acera se pasará a una infraestructura con dos amplias aceras a cada lado (de 3,5 y 2 metros respectivamente), un bidegorri de doble dirección (2,5 metros) y sendos carriles de circulación (3,5 metros cada uno) separados de las aceras por estructuras metálicas de medio metro de anchura que albergarán iluminación led. La sección del puente acabará en barandillas de cristal, otra característica que lo acerca estéticamente al diseño del quinto puente. El coste total de construcción de ambos puentes superará los 5 millones de euros, que serán cofinanciados por URA y el Ayuntamiento.

Fotos

Vídeos