El nuevo radar fijo de Riberas, a partir de octubre

Radar fijo en altura de Riberas de Loiola. / SARA SANTOS
Radar fijo en altura de Riberas de Loiola. / SARA SANTOS

Los conductores deben reprogramar el mapa mental de los radares fijos de la ciudad porque en poco más de un mes se pondrán en funcionamiento dos nuevos puntos de control. Los cajetines donde irán instalados los aparatos ya son visibles en el paseo Federico García Lorca -en este caso la carcasa ya ha sido grafiteada para alertar a los conductores- y en el paseo de Riberas de Loiola, uno de los accesos al centro de la ciudad de la variante (desde Irun). En ambos casos se trata, no de los clásicos cajones apoyados en el suelo, sino de unos dispositivos más pequeños colocados en altura, sobre un poste. En el primer punto, el radar estará en el flanco izquierdo de la calzada, mientras que en el segundo actuará desde el lado derecho.

En la actualidad, el Ayuntamiento está a la espera de que sendos dispositivos reciban la homologación preceptiva del Centro Español de Metrología (CEM), requisito para que la tramitación de las sanciones sea legal. Según señalaron fuentes municipales, este trámite se realizará previsiblemente a lo largo del mes de septiembre, con lo que es previsible que estos radares se pongan en marcha en octubre. Tanto los vecinos de Riberas de Loiola como los de Federico García Lorca venían reclamando desde hace tiempo al Ayuntamiento la colocación de estos sistemas ante la excesiva velocidad de circulación de los vehículos en estas calles.

Fotos

Vídeos