El nuevo parking de bicis de la estación de autobuses alcanza en noviembre el 29% de ocupación

Vehículos aparcados esta semana en el estacionamiento de Atotxa. / A.M.
Vehículos aparcados esta semana en el estacionamiento de Atotxa. / A.M.

La obra para acondicionar la antigua estación de Pío XII sale a licitación con más presupuesto tras quedar desierto el primer concurso, según explica Arana (PNV)

AINGERU MUNGUÍA SAN SEBASTIÁN.

El primer parking de bicicletas cubierto, vigilado y de pago de la ciudad comienza a registrar unas cifras de uso alentadoras, diez meses después de su inauguración. La concejala de Movilidad, Pilar Arana (PNV), expresó su satisfacción por estas cifras que, aunque no son para tirar cohetes, explican la necesidad de que el nuevo sistema echara a rodar para que empezara a ser más conocido.

El aparcamiento, ubicado en el entresuelo de la estación, a la altura del pasadizo subterráneo de Egia, está gestionado por Dbizi y dispone de 110 plazas. Movilidad diseñó un sistema barato y que a la vez evitara que las bicis se abandonaran allí sin ninguna rotación. Así, hay tres modalidades de abono: el de un euro al mes solo permite dejar allí la bici 24 horas sin moverla, el de 3 euros permite estacionar hasta 3 días el vehículo sin sacarlo a la calle; y el de 6 euros al mes, que permite no tocar la bici en 6 días.

Según los datos del Departamento de Movilidad, el estacionamiento «está aumentando poco a poco su uso». El pasado mes de noviembre finalizó con 31 abonados: 17 al 'Max 3' y 14 al 'Max 6'. Ningún usuario utilizó el bono de un día sin mover la bici, pese a ser el más barato (sí hubo un usuario de esta modalidad en octubre). El 61% de los abonados de noviembre eran hombres y el 39% mujeres.

El supermercado BM, ubicado en el entresuelo de la intermodal, se abrirá el mes que viene

Pilar Arana explicó que estos sistemas de pago, aunque sea blando, tienen un uso parecido en todos los países. «Vimos cómo funcionaba en Stratford (Reino Unido) y era similar: dentro había pocas bicis y fuera, en la calle, los aparcabicis estaban abarrotados».

La concejala señaló que van a analizar la aplicación para el teléfono móvil, con la que se entra y sale del recinto donde se aparcan las bicis, para tratar de «agilizar el método de pago y hacerlo más sencillo». Arana apuntó que, en vez de vincular el precio del abono a los días que puede estar la bici sin mover, quizás se cambie a un bono más tradicional vinculado a los días, semanas o meses que se quiera utilizar el parking. El riesgo es que con este sistema más sencillo los propietarios tiendan a aparcar indefinidamente las bicicletas y que, por tanto, renuncien a moverlas, algo que se quiere evitar por todos los medios.

Otro proyecto vinculado a la bicicleta, el de la reforma de la antigua estación de autobuses de Pío XII, es previsible que se haga realidad en los próximos meses. La obra sale la semana que viene a licitación, tras quedar el concurso desierto hace unos meses. El Ayuntamiento ha aumentado el presupuesto un 13,75% (de 196.400 euros a 223.414 euros) para suscitar el interés de las empresas. Se creará un parque con un circuito de habilidad ciclista y una zona peatonal con bancos corridos. Igualmente se colocará junto a la salida del parking subterráneo un aparcabicis cubierto que incluirá un «centro de microconsolidación», una experiencia piloto para que las furgonetas de reparto de mercancías no entren al centro de la ciudad, depositen aquí sus productos para que el transporte en «la última milla» hasta el comercio sea efectuado por las 'txitas' (bicicletas adaptadas para el reparto de mercancías).

Otra notica que tiene que ver con la estación de autobuses actual es que en el entresuelo de Atotxa, junto a la administración de lotería, se acondiciona ya el supermercado de la marca BM. Será una tienda especial, de 300 m2, que abrirá todos los días del año, «sin secciones atendidas y con una clientela muy vinculada a los usuarios de la estación de autobuses», explicaron fuentes de BM.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos